El herpes durante el embarazo

Si fuiste infectada por el HSV y estás haciendo planes para dar a luz, primero precisas conversar con tu pareja sobre los posibles riesgos para tu bebé del herpes durante el embarazo.

Es raro que las madres le transmitan el virus a su bebé durante el parto, pero el riesgo siempre existe.




Según la Asociación Americana de la Salud Social (Estados Unidos), no llega al 0,1% el porcentaje de los niños que contrae el virus del herpes durante el parto.

Este bajo porcentaje podría deberse a que las mujeres que contraen el herpes antes del embarazo o durante los primeros meses de gestación, le pasarían sus anticuerpos al feto, protegiéndolo de posibles contagios.

Los riesgos del herpes durante el embarazo

herpes durante el embarazoPor el contrario, cuando la futura mamá contrae la enfermedad en los últimos meses del embarazo, en especial en el último trimestre, el riesgo aumenta considerablemente, porque su cuerpo ya no dispone de tiempo suficiente para producir anticuerpos y pasárselos a su bebé.

Si la mujer contrae herpes genital en su último trimestre de embarazo, entonces es muy recomendable que se haga un parto por cesárea, en lugar de uno natural.

En realidad, hay dos situaciones en las que el bebé puede correr más riesgos en el vientre de una madre con herpes:

– En el primer trimestre: en algunos casos, una infección inicial puede producir un aborto involuntario. No es muy común y puede ocurrir en combinación con otro tipo de infecciones.




– En el último trimestre: un brote inicial en este período suele ser muy peligroso, pues la cantidad de virus que está presente es demasiado grande y el tiempo para que la mamá produzca anticuerpos es bastante limitado. En algunos casos, el herpes neonatal puede ser fatal para el bebé.

Cuidados a tener en cuenta

1- Si tú no estás infectada pero tu pareja sí lo está, precisarás tener estos cuidados mientras dure tu embarazo:

– Mantén relaciones sólo con preservativo de látex (masculino o femenino).

– Tu pareja debe tomar medicamentos antivirales para reducir las recurrencias.

– Si tu pareja tiene herpes labial, evita recibir sexo oral.




– Acude a tu médico regularmente para una revisión.

2- Si ya estás infectada, hay algunas precauciones que debes tomar para reducir el riesgo de transmitirle el virus a tu bebé:

– En primer lugar, debes comunicarle a tu médico que te has contagiado, para que él pueda tomar las medidas apropiadas.

– Discute con tu médico las opciones para controlar un posible brote de herpes durante la última semana de embarazo, decidiendo si tendrías un parto normal o si sería mejor hacer una cesárea.

– El día del parto observa cualquier tipo de síntomas de herpes genital, tales como  picazón, hormigueo, sensibilidad, ampollas o llagas.

– Pídele a tu médico que no rompa la bolsa de agua manualmente, a menos que sea absolutamente necesario, porque la misma ayuda a prevenir infecciones virales.

– También pídele a tu médico que sólo use un monitor de cuero cabelludo durante el parto si lo cree totalmente indispensable, porque dicho instrumento perfora el cuero cabelludo del bebé, pudiendo permitir el ingreso del virus a su organismo.

– Luego del parto, es aconsejable que vigiles a tu bebé por un mes, observando si aparece algún síntoma de herpes neonatal, tal como fiebre, fatiga, falta de apetito, irritabilidad o ampollas.

Recuerda siempre que lo mejor es hacer un tratamiento para evitar un brote el día del parto.

Hay tratamientos naturales que han mostrado su efectividad, disminuyendo la frecuencia, duración y severidad de los brotes, reduciendo los riesgos de propagación del virus del herpes durante el embarazo.

Colaboración: Milton, de Tratamientos del Herpes.

Esperamos que estas informaciones sobre los riesgos del herpes durante el embarazo puedan ayudarte.

Si tienes herpes labial o genital, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para tratar el herpes.

También puede interesarte:

Síntomas del herpes.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *