Un té para la presión alta

Actualizado: 27/09/2017

La historia nos muestra que, en países del Lejano Oriente, tales como China, India y Japón, hace miles de años ya se conocen los beneficios del té para controlar la presión alta.

Estamos refiriéndonos a los diferentes tipos de té preparados con hojas de un arbusto originario de China denominado Camellia Sinensis.

Todos los tipos de té, tales como el verde, blanco, negro, oolong (azul) o rojo, son provenientes de esta misma planta.

La única diferencia entre los mismos está en el proceso de elaboración y fermentación a que son sometidas sus hojas.

Beneficios del té para la presión alta y la salud

La medicina oriental atribuye a los tés mencionados varios efectos beneficiosos.

Entre otros, se destacan los siguientes:

  • disminución de los niveles del colesterol malo y del azúcar en la sangre,
  • prevención de la arterosclerosis,
  • reducción del riesgo de infarto del miocardio,
  • retraso del envejecimiento,
  • protección contra el cáncer
  • y el control de la hipertensión.

Los estudios científicos sobre el té verde

En las últimas décadas, tanto cientíticos europeos como americanos han estudiado bastante sobre el tema y se han publicado varios estudios con resultados muy alentadores.

En el año 2002, la prestigiosa revista científica Circulation de la Asociación Americana del Corazón, publicó un estudio en el que los científicos observaron que los pacientes que habían sufrido un infarto y tomaban té regularmente, redujeron el riesgo de sufrir un nuevo infarto en un 44%, comparados con quienes no tenían el hábito de tomar esta bebida.

Es importante destacar que otros factores, tales como la edad, el sexo y otros relacionados con el estilo de vida, nada influenciaron en este resultado.

Los científicos atribuyeron la mayor parte de los efectos beneficiosos del té a los flavonoides que contiene.

Estos compuestos tienen un poderoso efecto antioxidante que neutraliza los efectos de los radicales libres.

Por lo tanto, pueden prevenir la oxidación del colesterol malo (LDL), evitando así su depósito en las paredes arteriales.

Además, otros estudios han demostrado que los flavonoides ayudan a relajar los vasos sanguíneos, lo que ayuda a controlar la hipertensión.

Por otro lado, también pueden evitar la formación de coágulos en las arterias, una de las causas fundamentales de los infartos y otras enfermedades cardíacas.

El té también tiene otros componentes activos, tales como algunos minerales alcalinos, aceites aromáticos que facilitan la digestión de las grasas y vitaminas B1, B12, K y A.

¿Cuál es el tipo de té que tiene las mejores propiedades?

Como la fermentación puede destruir una parte de las sustancias activas, el té verde, menos fermentado, es el que tiene más propiedades benéficas para nuestro organismo.

Además, el contenido de cafeína puede variar dependiendo de varios factores:

– el tiempo de fermentación (el verde tiene menos que el negro);

– el tiempo de infusión (más tiempo -> más cantidad de cafeína);

– el tipo de presentación (si las hojas son muy cortadas, liberan más cafeina).

La mejor forma de preparar el té

La manera más adecuada de preparar el té verde es la siguiente:

1- calienta el agua por separado;

2- prepara una tetera con el té adentro y agrégale el agua a punto de hervir;

3- cubre la tetera y déjala descansar por 3 a 4 minutos.

La cantidad de hojas de té es de 1 cucharadita por taza.

Importante: no dejes las hojas del té en infusión por más tiempo que el recomendado, porque te quedará muy amargo y parte de sus sustancias activas se destruirán. Además, aumentará bastante su cantidad de cafeína.

Se recomienda beber de una a tres tazas de té diariamente.

te para la presion alta

Precauciones

El té contiene cafeína en una proporción muy inferior al café, por eso no produce la excitación típica del mismo.

Sin embargo, las personas que padecen palpitaciones, arritmias u otros problemas del corazón, deben consultar su médico antes de consumir cualquier bebida que contenga cafeína. Entre las mismas podemos mencionar el café, el té y los refrescos de cola.

Además, si estás haciendo algún tratamiento médico para controlar la tensión arterial, no debes utilizar el té como un sustituto de los medicamentos, sino como un complemento de los mismos.

Ten siempre en cuenta que sólo un médico podrá suspenderte el uso de algún medicamento.

Bien, esto ha sido todo por hoy. Esperamos que te haya gustado esta entrada sobre los beneficios del té para la presión alta.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjanos tus comentarios más abajo.

También puede interesarte:

Un método natural para acabar con la hipertensión.

Medicamentos para bajar la presión alta.

.

¿Quieres recibir las novedades de nuestra web gratis?
Informa aquí tu correo y dale click a Enviar:


Loading...
¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!
2 Comentarios

Deja aquí tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *