Los tratamientos láser para la rosácea: IPL y PDL

Actualizado: 09/10/2017

Existen varios tipos de tratamientos láser para la rosácea que pueden ser utilizados para mejorar los síntomas causados por la enfermedad, pero los dos más utilizados en la actualidad son la IPL y el PDL, como veremos más adelante.

A propósito, todos los tratamientos disponibles por la medicina convencional, incluyendo los medicamentos orales, tópicos y el rayo láser, están diseñados para controlar los síntomas de la enfermedad.

La rosácea es la enfermedad de la piel más comúnmente diagnosticada por los dermatólogos.

Ocasiona síntomas tales como el enrojecimiento de la piel facial, con vasos sanguíneos visibles y bultos rojos o espinillas parecidas a las que causa el acné vulgar.

Afecta principalmente a los caucásicos (personas de piel blanca) y es casi tres veces más común en hombres que en mujeres.

El tratamiento con láser es ideal para combatir el enrojecimiento causado por la dilatación de los vasos sanguíneos y suele ser indicado en conjunto con medicamentos.

Cuáles son los tratamientos láser para la rosácea más utilizados

Como mencionamos al principio, existen diferentes técnicas y son utilizadas de acuerdo con la intensidad de la enfermedad.

A grandes rasgos, el tratamiento consiste en la aplicación de una luz en determinada frecuencia para disminuir los poros o las pequeñas arterias que ya no logran más volver a su estado normal.

En otras palabras, el objetivo principal es la disminución o destrucción de los vasos aparentes que causan el rubor y que ya no logran volver a su estado normal.

Esto es efectuado por medio de la aplicación de la luz del láser en determinadas frecuencias.

El especialista puede recurrir a distintas técnicas de acuerdo a la gravedad de la enfermedad.

Dependiendo de la necesidad y de la gravedad de la condición del paciente, pueden ser indicados en conjunto con la administración de antiinflamatorios y/o antibióticos

Todos dan muy buenos resultados, pues logran reducir la dilatación de los vasos sanguíneos y el enrojecimiento facial que esta condición causa.

Los procedimientos son realizados a nivel ambulatorial en el consultorio de un especialista, por lo general no necesitan anestesia, son seguros y bien tolerados.

Precauciones

Cabe destacar que este tratamiento no debe ser realizado en personas con diabetes y con tendencia a desarrollar queloides en la piel.

– IPL: luz pulsada intensa

Este método es utilizado en casos no tan graves de rosácea, con pocos brotes de acné, tez rojiza y pequeños capilares rotos.

Su aplicación es rápida y sólo deja la piel rosada en la zona tratada por aproximadamente una hora.

Además de mejorar la rosácea, la IPL también puede eliminar simultáneamente manchas que el paciente pueda tener por exposición al sol.

Normalmente en tres o cinco sesiones ya pueden verse buenos resultados.

– PDL: láser de colorante pulsado

Este segundo método es considerado por muchos dermatólogos como uno de los tipos de rayo láser que proporciona los mejores resultados y es utilizado con la finalidad de fotocoagular los vasos sanguíneos afectados.

Es ideal para los casos en que la tez queda de un color rojo brillante, con muchos brotes de acné y muchos vasos sanguíneos prominentes.

Es posible obtener resultados rápidos y reducir varios síntomas de la rosácea con pocas sesiones al mes utilizándose una energía más fuerte.

Sin embargo, en ese caso podrían quedar moretones en la zona tratada por una o dos semanas.

En cambio, si se utilizan energías más leves, se disminuye el tiempo de recuperación, pero son necesarias más sesiones al mes para lograr buenos resultados.

Además de tratar las lesiones, el láser estimula la piel a producir más colágeno y el propio organismo se encarga de reemplazar la piel afectada por una más suave.

¿Cómo funciona el PDL para tratar la rosácea?

El láser de colorante pulsado detecta manchas en la piel que son de naturaleza vascular. Estas áreas rojas se componen de vasos sanguíneos y sangre.

El PDL está diseñado para producir una descarga de luz de láser intensa, que llega a los vasos sanguíneos localizados bastante abajo de la superficie de la piel.

Su calor es absorbido por los vasos afectados, destruyéndolos.

No obstante, es importante señalar que la descarga está optimizada para tratar selectivamente los vasos sanguíneos con lesiones vasculares sin afectar a los tejidos circundantes.

El PDL tiene un gran poder de penetración, de este modo, grandes áreas de la piel pueden ser tratadas con rapidez y eficiencia.

Cabe destacar que, con la supervisión de un médico, la seguridad de este tipo de rayo láser es muy superior a la de otros métodos y ha sido utilizado en el tratamiento de la rosácea por más de 15 años.

el tratamiento con láser para rosácea

Láser de colorante pulsado

Preparación y algunas características del tratamiento

No te broncees antes del tratamiento.

Tu piel deberá estar limpia.

Tanto tú como tu médico deberán usar anteojos protectores durante el procedimiento.

El láser de colorante pulsado tiene una tecnología de refrigeración para reducir al mínimo el nivel de incomodidad.

De todos modos, podrías sentir una ligera sensación de ardor mientras se realiza la aplicación.

La mayoría de los pacientes tolera muy bien las aplicaciones, sin embargo, es posible usar ungüentos anestésicos si fuera necesario.

Además, ante la existencia de una condición inflamatoria, la terapia PDL debe ser precedida por la administración de antibióticos o derivados de la vitamina A (retinoides).

El tratamiento es realizado en una serie con intervalos de tres a cuatro semanas, por lo que deberás programar con tu médico las próximas fechas de aplicación.

– Las sesiones mixtas del láser para rosácea

En los casos más complicados, el dermatólogo puede optar por combinar sesiones de IPL con PDL para conseguir una mayor efectividad del tratamiento.

tratamientos láser para la rosácea

Luz pulsada intensa

¿Qué cuidados son necesarios luego de las aplicaciones del láser?

Después del tratamiento con láser podría quedarte una especie de herida, aparte de que puede ocurrir descamación de la piel y enrojecimiento o hinchazón en la zona tratada.

Sin embargo, estos efectos no son permanentes, sino que duran sólo unos pocos días.

Para disminuir un poco la inflamación o el enrojecimiento, puede ayudarte el uso de compresas frías (con hielo) y calientes alternadas.

Probablemente el médico te recomendará el uso de una crema o loción humectante para mantener la piel hidratada.

Luego de las sesiones, cualquier área de tu piel que haya sido tratada con láser debe ser protegida de la exposición a los rayos solares.

Lo mejor es que se evite totalmente el sol y, de no ser posible, debe ser usada una pantalla protectora o un bloqueador.

Pídele a tu dermatólogo que te recomiende un protector solar apropiado.

Conclusión e informaciones adicionales

En resumen, el tratamiento con láser para la rosácea es efectivo y seguro.

Sin embargo, la parte negativa es que tiene un costo bastante elevado, lo que lo deja fuera del alcance de muchas personas, pues normalmente los seguros médicos no lo cubren.

Para finalizar, te aclaramos que este artículo es sólo informativo y tiene la finalidad de que conozcas un poco mejor los procedimientos más utilizados.

Con esto queremos decirte que, cualquier información adicional, tal como el costo del tratamiento o cuántas sesiones serán necesarias para tu caso en particular, deberás solicitársela directamente a un dermatólogo de tu localidad, pues será necesario hacerte una evaluación previa.

Bien, esto ha sido todo por hoy. Esperamos que estas informaciones acerca de los tratamientos láser para la rosácea te hayan sido de bastante utilidad.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjanos tus comentarios más abajo. ¡Los leeremos!

También puede interesarte:

> Un método natural para tratar la enfermedad.

Jugos naturales para la rosácea.

.

¿Quieres recibir las novedades de nuestra web gratis?
Informa aquí tu correo y dale click a Enviar:


Loading...
¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!
22 Comentarios

Deja aquí tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *