Tratamiento para la rosácea facial con láser

Existen dos tipos de rayos láser que pueden ser utilizados como tratamiento para la rosácea facial y que dan resultados excelentes, reduciendo los vasos sanguíneos dilatados y el enrojecimiento facial que esta condición causa: la luz pulsada intensa (IPL) y el láser de colorante pulsado (DPL).

Ambos procedimientos son realizados a nivel ambulatorial en el propio consultorio de un especialista, no necesitan anestesia, son seguros y bien tolerados.




La selección del procedimiento adecuado es hecha por el dermatólogo, de acuerdo con qué tan avanzado sea el caso del paciente.

Tipos de tratamiento para la rosácea facial con láser

– IPL: Luz pulsada intensa

Este método es utilizado en casos no tan graves de rosácea, con pocos brotes de tratamiento para la rosacea facialacné, tez rojiza y pequeños capilares rotos.

Su aplicación es rápida y sólo deja la piel rosada en la zona tratada por aproximadamente una hora.

Además de mejorar la rosácea, la IPL también puede eliminar simultáneamente manchas que el paciente pueda tener por exposición al sol.

Normalmente en tres o cinco sesiones ya pueden verse buenos resultados.




– DPL: Láser de colorante pulsado

Este es el método recomendado para los casos en que la tez queda de un color rojo brillante, con muchos brotes de acné y muchos vasos sanguíneos prominentes.

Está diseñado para producir una descarga de luz de láser intensa, optimizada para tratar las lesiones vasculares.

Su seguridad, con la supervisión de un médico, es muy superior a la de otros métodos, pues trata selectivamente los vasos sanguíneos de las lesiones vasculares sin afectar los tejidos circundantes.

Es posible obtener resultados rápidos com pocas sesiones al mes utilizando una energía más fuerte, sin embargo, pueden quedar moretones en la zona tratada por una o dos semanas.

Por otro lado, utilizando energías más leves se disminuye el tiempo de recuperación, pero son necesarias más sesiones por mes para lograr buenos resultados.

Además de tratar las lesiones, el láser estimula la piel a producir más colágeno y el propio organismo se encarga de reemplazar la piel afectada por una más suave.




En los casos más complicados, el dermatólogo puede optar por combinar sesiones de IPL con DPL para conseguir una mayor efectividad del tratamiento.

La mayoría de los pacientes tolera muy bien las aplicaciones, sin embargo, es posible usar ungüentos anestésicos si fuera necesario.

Luego de las sesiones, es necesario proteger la piel de la exposición al sol. Lo mejor es que se evite totalmente y, de no ser posible, debe ser usada una pantalla protectora o bloqueador.

Para disminuir un poco la inflamación o el enrojecimiento, puede ayudar el uso de compresas frías y calientes alternadas.

Probablemente el médico recomendará el uso de una crema o loción hidratante para mantener la piel humectada.

En resumen, el tratamiento para la rosácea facial con láser es efectivo y seguro, sin embargo, tiene un costo bastante elevado, lo que lo deja fuera del alcance de muchas personas, pues normalmente los seguros médicos no lo cubren.

Permítenos que te aclaremos que este artículo es sólo informativo. Cualquier información adicional acerca de este tipo de tratamiento deberás solicitarla directamente a un dermatólogo.

Colaboración: Susana, de Cómo tratar la Rosácea.

Si tienes rosácea, te recomendamos que conozcas:

> Un método natural para tratar la enfermedad.

También puede interesarte:

Jugos naturales para la rosácea.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

14 Comentarios

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *