Los síntomas de demencia senil

Conocer los síntomas de demencia senil es fundamental para ayudar a un ser querido a lidiar con sus efectos e iniciar un tratamiento temprano.

Este tipo de demencia se manifiesta en casi el 10% de las personas mayores de 65 años y se caracteriza por el daño y la degeneración de las células cerebrales, produciendo la pérdida progresiva de las capacidades indispensables para la vida cotidiana.




La velocidad de este proceso degenerativo suele variar de un paciente a otro y en muchos casos es posible enlentecerlo con un tratamiento y cambios saludables en el estilo de vida.

Principales síntomas de demencia senil

sintomas de demencia senilLos síntomas de esta enfermedad aparecen de forma progresiva, pero es importante destacar que algunos de ellos también pueden tenerlos ocasionalmente personas normales.

Algunos factores como episodios de estrés, preocupaciones o depresión también pueden provocarlos, por lo que su presencia aislada no significa que la persona esté con demencia.

Sin embargo, son señales que deben ser tomadas en cuenta para controlar su evolución, porque en las demencias no aparecen de forma aislada, sino que se van sumando y aumentando gradualmente.

Estos son los síntomas y signos más frecuentes:




– Pérdida de la memoria de corto plazo

Es normal que de vez en cuando todos nos olvidemos de ciertas cosas, pero por lo general volvemos a recordarlas más tarde.

Las personas con demencia senil nunca vuelven a recordarlas, incluso suelen hacer la misma pregunta varias veces, olvidando la respuesta que ya les fue dada con anterioridad.

– Dificultad para realizar tareas cotidianas

Quien sufre de demencia senil suele tener dificultad para realizar tareas sencillas que antes realizaba con la mayor facilidad, como vestirse, asearse o comer.

Algunos pacientes se olvidan que están cocinando y dejan la comida quemarse sobre la hornalla o en el horno, o incluso se olvidan de servir la comida que ya está pronta.

Otros se olvidan de lo que significa el pitido de una caldera hirviendo y dejan el agua evaporar.

– Dificultad de razonamiento y concentración

Las personas con demencia senil normalmente tienen dificultades para lidiar con el dinero y hacer cuentas, olvidándose hasta del concepto de los números.




También se desconcentran con mucha facilidad y pueden decir cosas sin sentido o que nada tienen que ver con la conversación que están manteniendo.

– Cambios de humor repentinos

De vez en cuando, todos podemos ponernos de mal humor, pero los pacientes de demencia senil suelen tener cambios muy bruscos, pasando de la euforia al mal humor o irritabilidad en cuestión de pocos minutos.

– Problemas con el lenguaje

En ciertos momentos todos podemos tener dificultades para encontrar ciertas palabras, pero las personas que sufren de demencia senil suelen ponerse muy nerviosos y ser agresivos con quien están dialogando cuando no logran comunicarse correctamente.

En los casos más avanzados de la enfermedad, pueden tener tanta dificultad para hablar que prefieren comunicarse por medio de gestos.

– Desorientación espacio-tiempo

En algunos momentos, los pacientes pueden desorientarse totalmente, perdiendo la noción de dónde se encuentran o de qué día, mes o año es.

Es frecuente que salgan a caminar sin rumbo, olvidándose de cómo llegaron a un determinado lugar y no sabiendo más cómo regresar.

– Guardar objetos en lugares sin sentido

Los pacientes pueden guardar objetos en lugares imprevisibles, como un reloj en la heladera o una botella en un ropero, por ejemplo.

– Dificultad para reconocer a ciertas personas

En algunos casos, el paciente puede tener dificultades para reconocer a algún familiar o amigo no muy cercano.

– Pasividad, apatía y aislamiento social

Quien padece de esta enfermedad generalmente deja de querer hacer actividades que solía disfrutar, o de ir a lugares que le gustaban o incluso de querer ver a personas queridas que solía ver con frecuencia.

– Inmovilidad e incontinencia

En los casos más avanzados de la enfermedad, el paciente puede permanecer inmóvil y suele tener muchas dificultades para alimentarse, además de incontinencia total.

Si detectas un aumento gradual de estos síntomas en un ser querido, es importantísimo que consultes un médico para confirmar el diagnóstico.

Recuerda que normalmente estos cambios no son notados por el propio paciente, sino por las personas más cercanas.

Colaboración: Leila, de Cómo tratar el Alzheimer.

Esperamos que te sean de utilidad estas informaciones sobre los síntomas de demencia senil.

Si tienes algún familiar con Alzheimer, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para tratar el Mal de Alzheimer.

También puede interesarte:

Cómo tratar a un enfermo de Alzheimer.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *