Qué es la demencia senil

La demencia senil es una enfermedad mental que afecta a los adultos mayores (por lo general a partir de los 65 años) y que se caracteriza por un conjunto de síntomas causados por alteraciones en sus funciones cerebrales.

Entre dichos signos, podemos mencionar los siguientes:




– el deterioro de las facultades mentales, con la disminución del funcionamiento del intelecto y de las funciones cognitivas;

– el deterioro de la memoria a corto y/o largo plazos;

que es la demencia senil– el trastorno del pensamiento abstracto y del lenguaje, de la percepción, del juicio y de las funciones corticales superiores;

– la pérdida del control emocional, con alteraciones importantes de la conducta y personalidad del paciente.

Estos síntomas van avanzando hasta el punto en que el paciente no puede más continuar realizando sus actividades cotidianas (personales, sociales o laborales) de forma autónoma.

Por ese motivo, quienes sufren de esta enfermedad deben recibir atención permanente, no obstante, es recomendable que se los deje hacer el máximo de actividades por sí mismos como les sea posible.




Qué es la demencia senil

La existencia de la enfermedad ocurre cuando dos o más de las funciones mentales antes mencionadas hayan sido significativamente afectadas sin haber pérdida de la conciencia.

Así mismo, los médicos suelen hacer su diagnóstico luego de descartar otros trastornos cuyos síntomas también sean la confusión y la pérdida temporal de la memoria.

Para esto, normalmente se observa el historial clínico del paciente, buscando posibles casos de demencia senil entre sus familiares más cercanos.

Además, se pueden solicitar tomografías cerebrales y/o exámenes neurológicos, con la finalidad de confirmar si existen cambios físicos.

Causas de la demencia senil

Este tipo de demencia es causada por la muerte de neuronas y/o la pérdida de comunicación entre las mismas.




Muchos factores interfieren en el funcionamiento del cerebro humano y los investigadores ya han descubierto muchos de ellos.

Sin embargo, aún no han logrado armar todo el rompecabezas para entender por completo cómo se desarrolla la demencia senil.

Entre los factores de riesgo más conocidos podemos mencionar: el alcoholismo, el consumo excesivo de esteroides, la deficiencia de tiamina y niacina (vitaminas del grupo B) y la exposición exagerada al mercurio o al plomo.

Algunos medicamentos utilizados para tratar enfermedades tales como la esclerosis múltiple, la encefalitis bacteriana o viral, la enfermedad de Parkinson y la de Huntington, también pueden producir daños cerebrales que lleven a la demencia senil.

Los primeros signos de la enfermedad

Entre los primeros síntomas que indican que una persona pueda estar comenzando a manifestar demencia senil, pueden mencionarse: los cambios extremos de humor y personalidad, el aislamiento social, los olvidos constantes, la obsesión, la confusión de fechas y ubicaciones, la ansiedad, el estrés, la dificultad para recordar palabras de uso cotidiano y la pérdida de confianza en familiares o personas más cercanas.

Las dos formas más frecuentes de demencia senil son el Mal de Alzheimer y la demencia vascular, provocada por una enfermedad vascular encefálica.

Colaboración: Leila, de Cómo tratar el Alzheimer.

Esperamos que te sean de utilidad estas informaciones sobre qué es la demencia senil.

Si tienes algún familiar con Alzheimer, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para tratar el Mal de Alzheimer.

También puede interesarte:

Cómo tratar a un enfermo de Alzheimer.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

4 Comentarios

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *