Síntomas de la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad crónico degenerativa que afecta a las articulaciones, produciendo la inflamación de la membrana sinovial.

Dicha inflamación ocasiona dolor, hinchazón y rigidez. Persistiendo, el hueso puede dañarse y aparecer pequeñas erosiones.




A menudo esta enfermedad afecta a más de una articulación, siendo las más afectadas las de las muñecas, los dedos de las manos y los pies, los codos, los hombros, las caderas, las rodillas y las de los tobillos.

Algunas personas tienen esta enfermedad sólo por algunos meses y después desaparece sin dejarles daños.

No obstante, hay pacientes que tienen épocas en que mejoran y otras en que empeoran, pudiendo durar varios años o incluso toda la vida.

sintomas de la artritis reumatoideCualquier persona puede tener dicho trastorno, sin embargo, suele ocurrir con una mayor frecuencia entre las mujeres, comenzando en torno de los 40 a los 45 años de edad, aunque a los ancianos y a los niños también puede darles.

Causas de la enfermedad

Aún se desconoce la causa exacta de la enfermedad, pero se sabe que el sistema inmunológico ataca a las articulaciones del propio organismo, pues no las reconoce como propias.

Los investigadores sospechan que la afección sea de origen genético y que ciertas proteínas que se transmiten de forma hereditaria podrían predisponer a padecerla.




Los principales síntomas de la artritis reumatoide

El síntoma más característico de la enfermedad es la inflamación de las articulaciones. Se nota a simple vista y es responsable por el dolor.

Además, en ciertas ocasiones puede ocurrir el derrame del líquido sinovial.

La rigidez de las articulaciones es otro de sus síntomas más frecuentes. Aparece con mayor intensidad por la mañana y desaparece poco a poco, a medida que el paciente ejerce sus actividades.

Una especie de abultamientos duros llamados nódulos reumatoides aparecen en los codos y en el dorso de las manos y de los pies. No obstante, estos nódulos también pueden presentarse en el interior del organismo.

Con el paso del tiempo, esto suele producir una deformidad en las articulaciones.




También es frecuente la sequedad de la piel y las mucosas, causando la inflamación y posible atrofia de las glándulas que producen la saliva, las lágrimas, el flujo vaginal e incluso los jugos digestivos.

Hay casos en que puede aparecer fiebre y hasta vasculitis (la inflamación de los vasos sanguíneos), ocasionando lesiones de los nervios o llagas en las piernas.

Además, la inflamación de las membranas que envuelven a los pulmones, o en ciertos casos, las que envuelven al corazón, puede provocar dolores en el tórax, dificultad para respirar y/o funcionamiento cardíaco anormal.

Cómo se diagnostica esta enfermedad articular

En realidad es bastante difícil para el médico hacer un diagnóstico correcto al inicio de la enfermedad. Esto se debe a que los síntomas no son del todo claros en esta etapa.

De todos modos, hacerlo de forma temprana es fundamental para iniciar un tratamiento lo más rápido posible, evitando así que la patología siga evolucionando.

Por eso, si sospechas que puedas tener la enfermedad, acude lo más rápido que puedas a un reumatólogo.

Luego que la patología evoluciona, ya es más fácil identificar los signos, pues la erosión de las articulaciones puede ser detectada con radiografías.

Además, en una etapa más avanzada, los análisis de sangre detectan la presencia de un anticuerpo característico de la enfermedad.

Colaboración: Lucía, de Artritis y su tratamiento.

Esperamos que estas informaciones sobre los síntomas de la artritis reumatoide te sean de bastante utilidad.

Si tienes este trastorno, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para eliminar los dolores de la artritis.

También puede interesarte:

Tratamientos para la artritis reumatoide.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *