Comidas para hipertensos

Quienes sufren de presión alta, deben mantener una dieta equilibrada, con un bajo porcentaje de sodio (sal).

En esta entrada veremos los aspectos más importantes que deben ser tenidos en cuenta al preparar comidas para hipertensos.




Cómo preparar comidas para hipertensos

– Cuida el porcentaje de sal

En una publicación anterior vimos que la cantidad absoluta de sal en una comida no es tan relevante: lo importante es mantener el equilibrio con relación a otros nutrientes.

Si el porcentaje de sodio es muy alto, los riñones eliminarán menos líquido, lo que llevará a un aumento de la presión arterial.

comidas para hipertensosSi tienes hipertensión, deberías evitar los alimentos procesados y los enlatados, pues normalmente contienen sal en exceso.

Además, hay algunas reglas que puedes seguir para cocinar los alimentos de manera más saludable:

› En primer lugar, evita usar condimentos y aromatizantes artificiales.

› Utiliza especias, hierbas frescas y limón como condimentos.

› Cocina las papas (patatas) con su cáscara, en lugar de pelarlas y hervirlas con sal.




› Añade muy poco sal al cocinar arroz o pastas.

› Ponle sal a la carne sólo cuando ya esté dorada o después que esté pronta.

– Cuidado con las grasas

Los hipertensos pueden comer ciertos tipos de grasas, pero el secreto está en saber diferenciar las buenas de las malas.

Evita las grasas saturadas que contienen las carnes rojas y sus derivados (como los embutidos y el queso de cerdo), la leche entera y sus derivados (como la manteca, los quesos amarillos y el yogur integral) y otros alimentos de origen animal.




Elije grasas con un nivel alto de ácidos grasos poliinsaturados o monoinsaturados, tales como los que contienen el aceite de oliva, de girasol o de lino y los pescados marinos de aguas frías, tales como el salmón, el atún y la sardina, entre otros.

Cocina los alimentos con poca grasa: salteándolos en el sartén, al horno, al vapor, etc.

– Aumenta la ingestión de alimentos ricos en potasio

Este mineral ayuda a eliminar líquidos, reduciendo así la presión arterial.

Algunos buenos ejemplos de alimentos ricos en potasio son: los alimentos integrales, las papas (patatas), algunas verduras, como las espinacas, brócolis y champiñones, las nueces, las bananas, los frutos secos y los pescados.

Atención: no laves demasiado las verduras ni las cocines por mucho tiempo, pues el potasio se perderá con el agua.

– Consume alimentos ricos en fibra

La fibra nos obliga a masticar los alimentos durante más tiempo y más exhaustivamente, haciendo que se produzca más saliva, lo que colabora con el resto del proceso digestivo.

Además, produce una sensación de saciedad en el estómago, o sea, quedamos satisfechos con menos cantidad de comida.

Las fibras también ayudan a regular el funcionamiento del intestino y hacen que el azúcar de la sangre suba más lentamente.

Y por último, una dieta ricas en fibras ayuda a prevenir trastornos gastrointestinales (como el estreñimiento, las hemorroides y algunos tipos de cáncer), trastornos metabólicos (como la obesidad y la diabetes) y enfermedades cardiovasculares (como la arterioesclerosis y la hipertensión).

Buenos ejemplos de alimentos saludables y ricos en fibra son: los cereales (como la avena, el centeno y el trigo integral), las verduras (como las zanahorias, hinojo, coliflor y coles de Bruselas), las legumbres (como las lentejas, guisantes y judías), las frutas (como las manzanas, naranjas, bananas y kiwis) y los frutos secos sin sal (como las avellanas, el maní y los pistachos).

– Cuidado con las “calorías vacías”

Evita los alimentos que sólo aportan calorías sin nada de nutrientes, pues son grandes fomentadores de la obesidad.

En esta categoría podemos incluir: los dulces y alimentos azucarados, las bebidas con azúcar y el alcohol.

– Bebe bastante agua

Beber bastante agua puede proporcionarte muchos beneficios.

Con relación a la hipertensión, el consumo de por lo menos 2 litros de agua al día te ayudará a disminuir la concentración de sodio en la sangre y facilitará su eliminación, mejorando la actividad renal.

Pero ten cuidado con el agua mineral o mineralizada, pues puede tener cantidades de sodio elevadas.

Colaboración: Rosario, de Cómo bajar la hipertensión.

Esperamos que te haya gustado esta entrada sobre las comidas para hipertensos.

Si tienes presión arterial alta, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para acabar con la hipertensión.

También puede interesarte:

Factores de riesgo de la hipertensión.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

2 Comentarios

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *