Aprende cómo prevenir el Alzheimer

Actualizado el 20/01/2017

Hoy veremos cómo prevenir el Alzheimer con técnicas avanzadas que pueden llegar a detener el avance de la enfermedad.

Este tipo de demencia senil es una de las peores enfermedades degenerativas del sistema nervioso central, caracterizada por el deterioro progresivo de las capacidades cognitivas.

Uno de los principales síntomas es la pérdida de la memoria, pero también se observan otras dificultades en el día a día. Entre las principales podemos mencionar: problemas en el lenguaje, el mantenimiento de la atención, la orientación en el tiempo y espacio, la capacidad de hacer cálculos, organizar y desarrollar las percepciones de los sentidos, planificar y ejecutar acciones motoras, etc.

como prevenir el AlzheimerEl resultado es que, con la progresión de estos problemas, los pacientes presentan una discapacidad mental significativa a la cual se añaden, con el paso de los años, anormalidades motoras que pueden conducir a un cuadro de dependencia total, culminando en la incapacidad de realizar tareas básicas como higienizarse y alimentarse.

En un reciente estudio, luego de largos años de trabajo, investigadores lograron establecer ciertos factores como parámetros que se presentan en la mayor parte de los pacientes.

De hecho, entre sus más recientes hallazgos, los expertos descubrieron que muchos de los pacientes de este tipo de demencia senil suelen tener hábitos diarios que no son muy saludables para el cerebro.

Es más, como los investigadores pudieron ver, estos factores dejarían a las personas mayores muy vulnerables al desarrollo de ésta y otras enfermedades mentales.

Cómo prevenir el Alzheimer: técnicas avanzadas de prevención y detención

A continuación, compartimos contigo poderosas claves para tu rutina diaria, que podrán ayudarte a evitar las causas de esta difícil condición.

Si ya te aparecieron los primeros síntomas, estos tips podrán serte de ayuda para detener el avance de la enfermedad.

– Cambia tus hábitos alimenticios

En primer lugar, aumenta la ingestión de alimentos ricos en vitaminas del grupo B y E. 

Según estudios, estas vitaminas ayudan a evitar el daño a las células del hipocampo, región del cerebro responsable por la memoria y el aprendizaje, una de las primeras a ser afectadas por este mal.

– Las vitaminas del grupo B pueden ser encontradas en:

  • los alimentos de origen animal (tales como el hígado, los riñones y las carnes rojas en general);
  • los pescados de aguas profundas (tales como el salmón y el atún);
  • la yema de huevos;
  • la leche y sus derivados (alimentos tales como el yogur y los quesos).

– A la vitamina E podemos encontrarla en:

  • los aceites prensados en frío (tales como el de germen de trigo, de girasol, de sésamo, de soja o de maíz);
  • los frutos secos (como las almendras, nueces, pistachos y avellanas);
  • las semillas de girasol;
  • los pescados de aguas frías (como el salmón y la sardina). 

– Qué hábitos de la rutina diaria hay que cuidar

Evita fumar y aléjate de los fumadores, pues está demostrado que hay una estrecha relación entre los componentes del cigarrillo y la aparición del Alzheimer. Además de colaborar en la prevención de este mal, esto mejorará tu calidad de vida y tu salud en general.

Lee con bastante frecuencia y ve documentales o películas que te hagan reflexionar. Este hábito puede ayudarte a mejorar la actividad de tu cerebro y a detener el avance de la enfermedad.

Mantén tu mente siempre activa, pues la estimulación cognitiva constante ayuda a mantener la salud del cerebro.

Incluye dentro de tu rutina diaria ciertos hábitos como el dibujo, la resolución de crucigramas o sopas de letras y la práctica de juegos, como el sudoku, por ejemplo, entre tantos otros. 

Si tienes diabetes, sigue un tratamiento adecuado para esta enfermedad, pues representa un fuerte factor de riesgo.

Haz ejercicio para mantenerte en forma. Camina por lo menos media hora al día, pues tu propio cuerpo se encargará de combatir las atrofias, tanto musculares como cerebrales.

¡Nunca te aísles! Si eres una persona con tendencia a tener una vida ermitaña, cambia ahora mismo e intenta unirte más a tus amigos y familiares. No dejes que la depresión acabe con tu vida.

Es más, si es posible, inscríbete en grupos que te permitan un contacto frecuente con otras personas.

Controla tu presión arterial de forma frecuente y si fuera necesario haz un tratamiento para reducirla. Está probado que la presión alta es un factor de riesgo importantísimo que puede colaborar para el desarrollo del Alzheimer.

Si tu peso está demasiado elevado, haz una dieta para adelgazar, pues se sospecha que la obesidad podría aumentar el riesgo de esta enfermedad.

Esperamos que estas informaciones sobre cómo prevenir el Alzheimer te hagan gustado y te sean de utilidad.

Si tienes algún familiar con esta enfermedad, te recomendamos que conozcas:

Un tratamiento natural para el Mal de Alzheimer.

También puede interesarte:

Tratamientos para la pérdida de memoria.

¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!

8 Comentarios

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *