Pastillas para dormir sin receta vs. con prescripción

Si no consigues tener una buena noche de sueño a pesar de haber hecho cambios en tus hábitos diarios, los medicamentos para dormir pueden ser una salida provisoria pero efectiva.

Este tipo de medicamentos no es nada nuevo: hace varios siglos, infusiones de varias hierbas ya eran utilizadas para inducir el sueño. A comienzos del siglo XX, surgieron los barbitúricos y, en la década de 1960, fueron lanzadas las benzodiazepinas.




Los medicamentos para dormir más modernos no conllevan los mismos riesgos de dependencia y sobredosis letal que los del pasado. No obstante, cabe destacar que algún riesgo siempre existe, especialmente en personas con enfermedades hepáticas o renales.

pastillas para dormir sin recetaDe un modo general, las pastillas para dormir pueden ser divididas en cinco categorías principales:

  • las pastillas de venta libre;
  • los hipnóticos no benzodiacepínicos;
  • los hipnóticos benzodiacepínicos;
  • los antidepresivos sedantes;
  • los suplementos nutricionales.

1- Las pastillas para dormir sin receta o de venta libre

Hay medicamentos antihistamínicos que pueden inducir el sueño y se pueden comprar sin receta médica. Los más utilizados son la doxilamina y la difenhidramina.




– La doxilamina puede ayudar a mantenerte dormido o a que lo hagas de forma profunda.

Cuando elijas un remedio que contenga este antihistamínico, asegúrate de que no tenga elementos para tratar otras enfermedades.

Esta medicación puede provocar mareos prolongados, nerviosismo y excitabilidad: suspende su uso si sientes uno de estos síntomas.

No es indicada para lactantes o personas con asma, glaucoma, bronquitis, agrandamiento de la próstata o úlcera péptica.

– La difenhidramina es recomendada para el insomnio ocasional.

Se encuentra en una gran variedad de medicamentos, en especial los utilizados para los resfríos y síntomas alérgicos, pero cuando elijas un producto que la contenga, asegúrate de que no tenga elementos para enfermedades a las que no necesitas tratar.

Esta medicación puede causar sequedad de boca, excitabilidad, mareo o somnolencia prolongada: si sientes uno de estos síntomas, deja de tomarla inmediatamente.

No es indicada para mujeres embarazadas o lactantes, aparte de personas que sufran de depresión, enfermedades del corazón, glaucoma, próstata agrandada, la enfermedad de Parkinson o problemas psiquiátricos.




2- Los hipnóticos no benzodiacepínicos

Estos remedios son una de las más nuevas clases de pastillas para dormir. Actúan calmando el sistema nervioso, lo que a su vez induce el sueño. Como son metabolizados rápidamente, el riesgo de somnolencia al día siguiente es bajo.

Los principales representantes de esta clase de somníferos son las ciclopirrolonas, imidazopiridinas y pirazolopirimidinas.

Aunque son eficaces en la producción de un sueño de calidad, estos medicamentos pueden causar varios efectos secundarios, como sequedad de boca, mareos, reacciones alérgicas graves, sonambulismo, cólicos abdominales, dolor de cabeza, náuseas, vómitos y disminución del apetito sexual.

Este tipo de hipnóticos no es considerado seguro para las mujeres embarazadas o lactantes, además de personas con antecedentes de depresión, alcoholismo, enfermedades respiratorias o problemas de hígado o riñón.

3- Los hipnóticos benzodiacepínicos

Son la clase más antigua de pastillas para dormir, causan más efectos secundarios al día siguiente que los somníferos más modernos y tienen un mayor riesgo de adicción.

Otros efectos adversos relativamente comunes incluyen la intolerancia a la luz, mareos, euforia, episodios de amnesia, diarrea, náuseas, sonambulismo y visión borrosa.

Al igual que otras pastillas para dormir, las benzodiacepinas hipnóticas no deben ser utilizadas por mujeres embarazadas, lactantes, aparte de personas con historia de adicción a las drogas, depresión o enfermedades respiratorias.

El uso en las personas mayores debe hacerse con cautela y nunca debe ser suspendido inmediatamente.

4- Los antidepresivos sedantes

Algunos fármacos utilizados en el tratamiento de la depresión, como la doxepina, trimipramina, amitriptilina, trazodona y mirtazapina, pueden aliviar el insomnio cuando se toman en pequeñas dosis.

Los efectos secundarios más comunes de estos medicamentos incluyen sudoración, náuseas, diarrea, estreñimiento, dolores de cabeza, mareos y visión borrosa.

Los antidepresivos sedantes no son considerados seguros para las mujeres embarazadas y personas con un historial de problemas del corazón o presión arterial alta.

5- Los suplementos nutricionales (venta libre)

Como la mayoría de las drogas somníferas tiene una serie de limitaciones y efectos secundarios negativos, los científicos han tratado de desarrollar suplementos menos nocivos capaces de producir efectos similares.

Uno de los más populares es la hormona melatonina, que actúa regulando el reloj interno del cuerpo, causando sueño.

No obstante, esta hormona aún no se ha estudiado a fondo y se piensa que pueda causar mareos, dolores de cabeza y acidez estomacal.

Otros suplementos naturales, como los que contienen extracto de valeriana o de manzanilla, han demostrado ser eficaces en los estudios iniciales.

Cómo tomar las pastillas para dormir de forma segura

Para usar este tipo de medicación con seguridad, deberás seguir algunas sencillas reglas:

– Habla con tu médico: él es la persona más indicada para seleccionar el fármaco y la dosis más adecuada para tí.

– Avanza un día a la vez: considera a las pastillas para dormir sólo como una solución temporal para el insomnio.

– Nunca mezcles alcohol y pastillas para dormir: el alcohol potencia el efecto sedante de las píldoras, aumentando el riesgo de pérdida de la conciencia.

– No pares repentinamente: cuando sientas que es hora de dejar los medicamentos, vuelve a ver a tu médico y sigue sus recomendaciones. Algunas pastillas para dormir deben suspenderse gradualmente para evitar el riesgo de síntomas de abstinencia.

– Ten cuidado con los efectos secundarios: si sientes somnolencia o mareos durante el día, pregúntale a tu médico si es posible cambiar la dosis de la medicación.

– Todos merecen una buena noche de sueño: si el fármaco elegido no está funcionando, consulta a tu médico para que te lo cambie.

¿Es seguro comprar estos y otros medicamentos por internet?

En la actualidad el comercio electrónico en todo el mundo está creciendo a pasos agigantados. Cada vez es más fácil realizar compras de tecnología, moda, complementos, deporte, ocio y entretenimiento a través de internet, pero… ¿qué pasa con las farmacias?

Seguramente ya habrás visto alguna farmacia online y puedes haber sentido una ligera sensación de desconfianza, por eso hoy te daremos algunos consejos para realizar las compras en estas tiendas online de forma segura.

El principal problema que tenemos a la hora de comprar medicamentos en internet es saber si las farmacias realmente son legales y seguras.

Muchas de ellas pueden estar constituidas fuera del territorio nacional del país donde vivas, rigiéndose por leyes de salud totalmente distintas, sin ningún control legal que pueda protegerte si fuera necesario.

Por tanto, en primer lugar te recomendamos que, antes de hacer alguna compra en este tipo de farmacia, busques alguna información sobre la misma dentro o fuera de su web.

Es decir, debes de tener cuidado y ser muy consciente de dónde vas a hacer tus compras, para no renunciar a la calidad del producto y del servicio que los verdaderos profesionales del sector pueden ofrecerte.

Debido a la gran competencia que las farmacias online tienen hoy en día, éstas han adoptado modernas estrategias de marketing para intentar incentivar sus ventas, ofreciendo a la vez descuentos exclusivos y ofertas que no podrías conseguir en las farmacias físicas.

Una de las herramientas que estas farmacias usan son los cupones de descuentos, que ofrecen a través de portales especializados, como por ejemplo en México, Cuponesdescuentos.com.mx.

Dichos portales de descuentos ofrecen un doble beneficio: en primer lugar, se pueden conseguir determinados productos al precio más bajo, pero sobre todo, nos permiten saber qué webs son seguras para el comercio electrónico, ya que sólo colaboran y cooperan con tiendas certificadas y totalmente legales.

En resumen, hacer las compras de determinados medicamentos en la red puede ser algo sencillo, fácil y también seguro, pero siempre y cuando tengas en cuenta los puntos mencionados anteriormente.

Esperamos que te guste esta entrada sobre las pastillas para dormir sin receta y con prescripción médica. Próximamente te daremos más informaciones sobre el insomnio y sus tratamientos.

Si tienes dificultades para dormir, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para curar el insomnio.

También puede interesarte:

Remedios caseros para el insomnio.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *