Tratamiento para el acné juvenil

El acné juvenil o vulgar es uno de los trastornos dermatológicos más comunes en la adolescencia. Aunque en general es considerada una afección benigna, su componente antiestético lo vuelve algo bastante difícil de soportar.

Su aparición es el resultado de los cambios hormonales de la pubertad, más específicamente el aumento de la testosterona en el cuerpo de los jóvenes.




El acné afecta con diferente gravedad a aproximadamente el 80% de los adolescentes entre los 11 y 18 años, pero su pico de incidencia es a los 14 años en las mujeres y 16 en los varones, en los que suele ser más frecuente y grave.

Los varones por lo general experimentan formas más severas de acné, debido a que tienen una mayor secreción de testosterona y su piel es fisiológicamente más grasosa y más gruesa.

Tratamiento para el acne juvenilSin embargo, es en las chicas en que suele aparecer más temprano y tiende a permanecer más tiempo por razones hormonales.

Además, en ellas el acné suele tener un aumento regular en la segunda mitad del ciclo menstrual.

El aumento de la hormona que precede a la menstruación desencadena un aumento de la secreción sebácea y la aparición de nuevas erupciones, que persisten durante unos días antes de desaparecer, para volver a aparecer al mes siguiente.




Tratamiento para el acné juvenil

Actualmente hay varias soluciones para el acné y su cuidado debe llevarse a cabo tan rápidamente como sea posible para limitar las molestias asociadas, aparte de prevenir la formación de cicatrices, pues cuanto mayor sea la duración del acné, mayores serán los riesgos de que queden marcas difíciles de borrar.

Aunque algunos tratamientos médicos son efectivos, por lo general necesitan bastante tiempo para actuar plenamente, por lo que es esencial seguirlos con paciencia y perseverancia para conseguir resultados.

Si el caso es grave, la primera medida que debe ser tomada es visitar a un dermatólogo.

Como tratamiento para el acné juvenil, es posible que el especialista prescriba una pomada o crema que contenga un fármaco, tal como el peróxido de benzoilo, el ácido salicílico o algún compuesto antibiótico.

En los casos más graves, posiblemente el médico considere apropiado administrar tratamientos sistémicos más agresivos, pero siempre bajo su supervisión.

Cabe destacar que cualquier tratamiento farmacológico siempre debe ser prescrito y supervisado por un médico, en especial por un dermatólogo.




No es recomendable optar por la automedicación y el uso de cremas farmacológicas por recomendación de amigos o conocidos, ya que esto puede empeorar las espinillas, pústulas y otras erupciones causadas por el acné.

Hay que tener en cuenta que no es posible afirmar que el acné juvenil tenga una cura permanente para todos los casos, pues eso dependerá mucho del paciente, de la gravedad del cuadro y de sus hábitos diarios, entre otros factores.

Tips para mejorar y prevenir el acné juvenil

La buena noticia es que hay pasos que podemos tomar para controlar las erupciones e intentar reducirlas al máximo.

– En primer lugar, es esencial que mantengas tu cutis siempre limpio, usando agua tibia y un jabón neutro que puede ser comprado en cualquier farmacia.

Además, puedes usar una loción o gel a base de agua (libre de aceite) para mantener tu cara limpia e hidratada sin exceso de grasa, o incluso un limpiador facial específico para pieles propensas al acné.

– En caso de que vayas a usar maquillaje, también debes prestar mucha atención a los productos cosméticos que utilices para evitar el empeoramiento de la situación.

Por lo tanto, deberás buscar una base que no bloquee los poros y un polvo translúcido matificante que te ayude a ocultar esos destellos tan odiados que se producen, especialmente en la zona T: frente, nariz y mentón.

Y tan importante como el maquillaje es el proceso del desmaquillaje, pues deben ser eliminados por completo los restos que queden en la cara.

No es aconsejable que uses toallitas cosméticas removedoras, sino productos específicos para limpiar la cara.

Nunca intentes reventar las erupciones causadas por el acné, pues sólo conseguirás más complicaciones y probablemente dejarás marcas y cicatrices en tu piel.

– A su vez, será importante que mantengas tus manos siempre limpias, lavándolas con frecuencia para evitar infecciones en las espinillas y pústulas.

Esperamos que estas informaciones sobre el tratamiento del acné juvenil te sean de bastante utilidad.

Si tienes acné, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para eliminar el acné.

También puede interesarte:

Cómo eliminar las espinillas de la nariz.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

8 Comentarios

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *