El tratamiento de la rosácea

Actualizado: 27/07/2017

Si bien aun no existen tratamientos convencionales que de hecho curen definitivamente la rosácea, hay algunos métodos que pueden ayudarte a mejorar el aspecto de tu piel y a aliviar los síntomas de la enfermedad.

El día de hoy compartimos contigo los tratamientos que los médicos más recomiendan para minimizar los efectos producidos por esta desafiadora enfermedad de la piel.

Cómo se realiza el tratamiento de la rosácea de modo convencional

Sin más rodeos, veamos a continuación cuáles son dichos métodos:

1- Los medicamentos de uso tópico

Cuando la enfermedad se encuentra en sus primeras etapas, generalmente se indican fármacos en forma de crema o gel que son aplicados directamente sobre las zonas afectadas de la piel.

Por lo general dichos fármacos basan su efectividad en las sustancias antiinflamatorias y/o antibióticas que contienen.

No obstante, se hace necesario que un especialista los prescriba, porque puede haber diferencias significativas en su aplicación según la gravedad del caso de cada paciente.

2- Los medicamentos orales

Cuando un tratamiento tópico no es suficiente, especialmente en los casos más avanzados de la rosácea, con toda seguridad el médico indicará el uso de antiinflamatorios y antibióticos por vía oral.

Nuevamente alertamos que la indicación debe ser hecha por un médico, preferentemente por un dermatólogo, pues la posología puede variar dependiendo de cada caso.

Si se tratara de rosácea ocular, el dermatólogo deberá indicar dicho tratamiento en conjunto con un oftalmólogo, algo fundamental para asegurar la buena salud de los ojos.

3- El rayo láser

El tratamiento con láser se realiza en el consultorio dermatológico y es ideal para reducir el enrojecimiento que causa la dilatación de los pequeños vasos sanguíneos.

Tiene como objetivo principal la disminución o destrucción de los vasos aparentes que causan el rubor y que ya no logran volver a su estado normal.

Esto es efectuado por medio de la aplicación de la luz del láser en determinadas frecuencias.

El especialista puede recurrir a distintas técnicas de acuerdo a la gravedad de la enfermedad.

Entre dichos métodos pueden destacarse la luz pulsada intensa (IPL) y el láser fraccionado, que podrán ser indicados en conjunto con la administración de antiinflamatorios y/o antibióticos. 

Precauciones: cabe destacar que este tratamiento no debe ser realizado en personas con diabetes y con tendencia a desarrollar queloides en la piel.

Efectos secundarios: en ciertos casos, el láser puede producir la descamación de la piel, enrojecimiento e hinchazón. Pero estos efectos no son permanentes, sino que duran sólo unos pocos días.

4- La dermoabrasión

Cuando la rosácea se encuentra en su etapa más avanzada, es probable que el especialista recomiende que sea realizada una dermoabrasión.

Este procedimiento tiene la finalidad de intentar recuperar el aspecto normal de la piel.

En algunos pacientes los vasos se dilatan demasiado, nutriendo exageradamente las glándulas cutáneas.

Esto hace que la enfermedad evolucione hacia un cuadro mucho más permanente y de difícil cura, produciendo una manifestación conocida como rinofima, que consiste en la deformación de la nariz.

La dermoabrasión es una técnica que exfolia la piel, retirando sus capas más superficiales, con el objetivo de mejorar su aspecto.

Luego de realizada, ocurre una cicatrización y la piel se regenera, dejándola más libre de las imperfecciones y deformidades causadas por la enfermedad.

Sin embargo, un dermatólogo o cirujano estético debe ser consultado previamente, porque en algunos casos puede tener efectos negativos.

5- La cirugía estética

La cirugía plástica es realizada principalmente para tratar la rinofima, si el cirujano la considera más conveniente que la dermoabrasión para un determinado caso.

Este procedimiento quirúrgico denominado rinoplastia se utiliza para retirar el exceso de tejido presente en la nariz del paciente y remodelar dicha zona del rostro.

Puede ser realizada con bisturí convencional, bisturí eléctrico o láser.

tratamiento de la rosacea

Bien, esto ha sido todo por hoy. Esperamos que estas informaciones sobre cómo es realizado el tratamiento de la rosácea de forma convencional te hayan sido de utilidad.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjanos tus comentarios más abajo.

También puede interesarte:

> Un método natural para tratar la enfermedad.

¿La rosácea tiene cura natural?

Loading...
¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!

Deja aquí tu comentario:

Antes de enviar una pregunta, lee nuestras Reglas Para Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *