Los tipos de vitíligo

Actualizado el 14/08/2017

Hoy veremos cuáles son los tipos de vitíligo con sus principales características, pero antes quisiéramos darte algunas informaciones generales sobre este trastorno.

Se trata de una enfermedad de la piel no contagiosa, no inflamatoria, que puede afectar a personas de cualquier edad.

Sus síntomas característicos son el surgimiento de manchas de color blanco en cualquier parte de la piel, incluyendo las mucosas, además de la despigmentación del vello, las pestañas, el cabello y la barba.

Aunque sus causas exactas aun no son totalmente conocidas, hoy ya se sabe bastante acerca de esta dermatosis.

¿Qué es exactamente el vitíligo?

Se trata de una enfermedad autoinmune con células inflamatorias que atacan a los melanocitos (células que producen la melanina) del paciente, ocasionando la aparición de manchas blancas.

Pese a que no es una enfermedad genética, los que tienen parientes cercanos afectados son más propensos a desarrollar la enfermedad.

Por otra parte, estudios han demostrado que los cambios emocionales, el estrés excesivo y también las pérdidas importantes, tales como la muerte de seres queridos, pueden desestabilizar al individuo y ser las causas que hagan aparecer las lesiones.

El vitíligo no pica, no duele, no arde y no compromete órganos internos.

Sin embargo, aunque no sea un problema grave de salud, representa un trastorno muy desagradable, que causa estrés y disminuye la autoestima y la calidad de vida a su portador.

Cabe destacar que la enfermedad puede estar activa o haberse estacionado, y esta información es muy importante que la conozca el médico para la elección de un tratamiento que sea apropiado.

A propósito, la ciencia occidental aún no ha encontrado una cura definitiva para dicho trastorno de la piel, pero ya existen diferentes tratamientos y remedios que pueden atenuarlo.

Conoce ahora los tipos de vitíligo

De acuerdo a su ubicación, la enfermedad puede ser clasificada en dos grandes tipos o grupos, que a su vez se dividen en varios subgrupos.

Veamos esto a continuación:

1- Localizado

En este grupo una o más manchas aparecen en un máximo de 3 zonas del cuerpo y en un corto período de tiempo.

Evoluciona rápidamente (algunas semanas o unos pocos meses) y, a continuación, se estabiliza y no hay nuevas lesiones.

El vitíligo localizado se puede clasificar en segmentario, focal o mucoso.

1.1 – Segmentario o unilateral

Esta es la forma más simple de la enfermedad y se caracteriza por el aparecimiento repentino de una mancha que crece durante un cierto período y luego se estaciona.

Otra característica de esta clase de vitíligo es que se manifiesta sólo en un lado del cuerpo y por lo general suele acompañar el trayecto de un nervio.

Parte del cabello y el vello también pueden perder su pigmentación.

Lamentablemente no responde bien a los tratamientos convencionales, siendo más indicado el procedimiento quirúrgico que consiste en implantar una célula normal en la zona afectada.

1.2 – Focal

Éste es el tipo más común de todos, en que surgen una o pocas lesiones bien definidas en un máximo de tres partes del cuerpo, tales como las manos, las axilas, las piernas o los párpados, pero sin una distribución específica.

1.3 – Mucoso

Como el nombre lo indica, sale sólo en la región de las membranas mucosas: labios y encías, área genital y anal, orificios nasales y auriculares, etc.

2- Generalizado

A veces, el tipo focal puede evolucionar hacia la forma generalizada, aunque esto no es muy frecuente.

Las manchas son simétricas y afectan a los mismos lugares en ambos lados del cuerpo.

El vitíligo generalizado puede evolucionar rápida o lentamente y puede estabilizarse después de un cierto tiempo.

Es importante destacar que en ciertos casos la despigmentación puede extenderse a otras zonas.

Puede ser dividido en 4 subtipos: vulgar, universal, acrofacial y mixto.

tipos de vitiligo

2.1 – Vulgar (no segmentario)

El más frecuente es el tipo vulgar o vulgaris, en el cual surgen manchas simétricas en ambos lados del cuerpo (ambas manos, ambos pies, ambas rodillas, etc.).

Su principal característica es justamente el hecho de su distribución ser simétrica, es decir, si aparece de un lado, es muy probable que aparezca del otro.

Otra característica notable es el hecho de que aparece en brotes.

En la mayoría de los casos se inicia como una mancha en un área pequeña, que con el tiempo puede aumentar de tamaño.

Las manchas suelen aparecer inicialmente en las extremidades, extendiéndose posteriormente hacia otras zonas del cuerpo.

Este tipo de vitíligo se manifiesta de forma cíclica: hay períodos en que se desarrolla la enfermedad y otros en que se estanca.

Es decir, salen algunas manchas de color blanco y luego se detiene el proceso. Pasado un cierto tiempo los síntomas surgen nuevamente y ésta es la causa de que la enfermedad vaya aumentando de forma progresiva.

Estos ciclos se producen a lo largo de toda la vida. Su duración y el tamaño de las zonas despigmentadas tienden a ser más grandes con el tiempo.

Además, cabe destacar que el tipo vulgar está relacionado con enfermedades autoinmunes.

Como ejemplos de dichas enfermedades autoinmunes se pueden citar el lupus eritematoso y la tiroiditis. Estas son enfermedades en las que el cuerpo crea anticuerpos que atacan a su propia estructura.

Existe también la asociación del vitíligo vulgar con otro tipo de problema que se llama nevus-halo.

Se trata de otra alteración de la piel que surge bajo la forma de un nevus oscuro. De repente, comienza a surgir a su alrededor una mancha blanca que va evoluciondo hasta que el nevus original desaparece por completo, dejando sólo la mancha blanca.

Un estímulo para las personas que padecen este tipo de la enfermedad es que responde bien a la terapia convencional, aunque existe el problema de que aparece en brotes.

Dichos brotes parecen estar vinculados a problemas emocionales y las situaciones más estresantes que puedan ocurrir en la vida de una persona, tales como la pérdida del empleo, una separación o la muerte de un ser querido.

Muchas veces en que el problema ya fue resuelto, el paciente pasa por un trauma psicológico y las manchas comienzan a volver y aumentar progresivamente.

2.2 – Universal

Esta clase de vitíligo es muy rara y afecta a más de 50% del cuerpo (en los casos más extremos puede llegar al 100% del mismo).

El uso de un protector solar adecuado es fundamental, ya que las lesiones se queman fácilmente y los límites de la lesión sufren una gran pigmentación, aumentando el contraste entre la piel normal y las manchas de color blanco.

En estos casos, es más conveniente hacer un tratamiento para despigmentar el resto de la piel que intentar oscurecer las manchas. Dicho tratamiento se realiza con productos químicos aplicados a la piel.

Sin embargo, es importante que el paciente sepa que tendrá que evitar la luz solar directa durante el resto de su vida.

2.3 – Acrofacial

El tipo acrofacial sólo conduce a la aparición de manchas típicas en la parte distal de las extremidades (manos y pies) y en la cara (alrededor de la boca y los ojos).

2.4 – Mixto

Por último, el tipo mixto consiste en una mezcla de los tipos acrofacial y vulgar, segmentario y acrofacial y/o vulgar.

Esperamos que estas informaciones sobre los tipos de vitíligo te sean de bastante utilidad.

También puede interesarte:

Un método natural para tratar el vitíligo.

Cómo empieza esta dermatosis.

¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!

Loading...

Deja aquí tu comentario:

Antes de enviar una pregunta, lee nuestras Reglas Para Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *