Cómo tratar el síndrome de ojo seco

Actualizado el 23/05/2017

El síndrome de ojo seco, o síndrome de disfunción lagrimal, ocurre cuando existe una falta de producción de lágrimas o cuando hay una alteración en alguno de sus componentes.

Los ojos necesitan lágrimas para estar hidratados constantemente, lo que permite que sus estructuras puedan funcionar correctamente e incluso evitar la fricción entre el párpado y la superficie de la córnea.

A menudo, sin embargo, pueden no tener suficiente hidratación, ya sea por una deficiencia o ausencia de lágrima, o incluso por un fallo del mecanismo de lubricación.

La lágrima es esencial para la lubricación, la nutrición y la protección de las estructuras oculares externas, tales como la córnea y la conjuntiva.

Síntomas del síndrome de ojo seco

Cuando se ven alteradas en cantidad o calidad, dichas estructuras dejan de funcionar correctamente o sufren consecuencias, presentando síntomas tales como:

– Ardor ocular
– Comezón
– Irritación
– Ojos rojos
– Visión borrosa, que a veces mejora después de parpadear
– Sensación de cuerpo extraño o arena
– Molestias cuando se lee, ve la televisión o se trabaja delante de una pantalla de ordenador durante largo tiempo.

Causas del síndrome del ojo seco

Estas son sus principales causas:

– Problemas en la composición de la lágrima

La lágrima se compone de tres capas: una de agua, una de grasa y otra de mucosidad, una mezcla ideal para hidratar los ojos de la mejor manera posible. La capa de grasa es importante para prevenir su evaporación.

Pero si esta capa por casualidad no se produce o se produce mal, puede evitar que la lubricación sea realizada de forma apropiada.

Dicho cambio en la composición de la lágrima puede ocurrir por varias razones, lo veremos con detalles más adelante.

– Producción deficiente de lágrimas

Algunas personas simplemente no las producen en cantidades suficientes, por lo que el ojo no es lubricado adecuadamente, causando malestar y sensación de sequedad.

– Enfermedades asociadas

El ojo seco puede ser un síntoma de problemas oculares, tales como blefaritis, meibomitis, enfermedades conjuntivales, además de medicamentos y otras enfermedades.

– Factores ambientales

La exposición excesiva al sol, la contaminación, el aire acondicionado y los fuertes vientos, pueden influir en la evaporación de la lágrima y de esa forma aumentar la incidencia del trastorno.

La reducción del parpadeo también puede causar el problema, porque el ojo se lubrica cada vez que parpadeamos.

Esto ocurre, por ejemplo, cuando estamos horas frente a una computadora, teléfonos móviles o la televisión. El número de parpadeos puede disminuir de 22 veces por minuto a sólo cinco.

Los factores de riesgo

Cualquier persona puede padecer de este trastorno, pero el problema es más común en ciertas situaciones.

Estos son los principales factores de riesgo para el ojo seco:

– La edad

Las personas mayores de 40 años son más propensas al problema, ya que con el paso del tiempo la producción lagrimal disminuye y las células que producen sus componentes envejecen.

– El sexo

Las mujeres son más propensas a tener los ojos secos que los hombres, debido a los cambios hormonales comunes en la menopausia.

Además, el uso de anticonceptivos altera las hormonas femeninas, lo que puede hacer que la mujer sea más propensa a padecer el síndrome.

– El uso de lentes de contacto

Aquellas personas que los usan pueden sentir sequedad debido a la acumulación de proteínas en el lente, además de la posibilidad de “pérdida” del contenido de algunos componentes de la lágrima.

– El clima seco

Cuando el clima está demasiado seco, es más fácil que la lágrima se evapore, especialmente cuando se trabaja en la computadora por muchas horas, lo que reduce el número de parpadeos y la renovación de la lágrima.

– No limpiarse la piel cerca de la zona ocular

El exceso de grasa o residuos de maquillaje en la zona puede ponerse en contacto con la lágrima, cambiando su composición y dando como resultado el ojo seco.

Además, pueden ocurrir otros problemas, como la blefaritis, lo que impide la secreción de la grasa producida en los párpados. Por lo tanto, es importante limpiar la zona con productos específicos.

– Ciertos medicamentos

El uso de medicamentos como los antihistamínicos, diuréticos, antidepresivos, algunos remedios para el acné y descongestionantes puede aumentar el riesgo.

– Ciertas carencias y enfermedades

La carencia de vitamina A, enfermedades de la tiroides, el mal de Parkinson y enfermedades sistémicas o autoinmunes, tales como la artritis, lupus, síndrome de Sjögren y el síndrome de Steven Johnson, también pueden aumentar los riesgos.

Tratamientos para los ojos secos

Lubricantes en gotas

Las gotas de lágrimas artificiales son la primera opción que se usa para solucionar este problema de salud ocular.

sindrome del ojo secoPueden ser encontrados básicamente dos tipos de lubricante ocular en gotas: con o sin conservante. Los primeros tienen una mayor probabilidad de irritación, pero es mejor consultar a un oftalmólogo para saber cuál es el más indicado para tí.

Es importante destacar que los colirios que frecuentemente se venden como “alivio” no siempre tienen la propiedad de lubricar y con frecuencia no ayudan en absoluto en el tratamiento.

Siempre debes usar cualquier tipo de medicamento con receta y la indicación de un médico especialista.

Cierre de conductos lagrimales

A veces puede ser necesario otro tipo de enfoque en el tratamiento del síndrome de ojo seco. Uno de ellos es el cierre de uno o más conductos lagrimales.

Lentes de contacto especiales

Otra forma de tratamiento es el uso de lentes de contacto especiales para las personas con ojos extremadamente secos, que protegen la córnea de una manera similar a la lágrima, evitando los efectos de la fricción con el párpado y conservando la lágrima por más tiempo.

Con frecuencia, cuando el ojo seco es el resultado de la blefaritis, es importante tratar la causa del problema para resolver el síntoma.

Cuidados caseros para el tratamiento y prevención del síndrome de ojo seco

– Descansa la vista

Utilizar el ordenador o leer por mucho tiempo fuerza la vista y reduce el número de parpadeos. A cada 50 minutos con los ojos fijos en el ordenador, haz un breve descanso dirigiéndolos a un punto distante.

sindrome de ojo seco

– Ajusta la altura de la pantalla del ordenador

Lo ideal es que quede un poco más abajo de tu línea de visión, en un punto en que la parte superior de la pantalla se encuentre en tu campo de visión. Esto te hará mantener los ojos un poco inclinados hacia abajo.

– Parpadea más seguido

Cuando estamos frente a pantallas o haciendo actividades que necesiten mirar fijamente, parpadeamos menos de lo necesario, lo que reduce la lubricación de la córnea.

– Bebe bastante líquido

Al igual que los labios y la piel se deshidratan cuando nos quedamos sin beber agua, lo mismo sucede con los ojos.

Debes beber al menos 2 litros de agua al día para tener una buena hidratación.

– Humidifica el ambiente

El aire acondicionado o el aire seco perjudican aún más los ojos secos, aumentando la sensación de irritación. En estos casos, lo ideal es usar un humidificador.

– Usa gafas de sol

Este tipo de gafas protege los ojos contra factores irritantes como los rayos UVB y el viento.

– Evita el cigarrillo

Si fumas, es recomendable que dejes de hacerlo, pues el humo del tabaco puede empeorar los síntomas de sequedad en los ojos.

Si no fumas, mantente alejado de los fumadores.

– Higieniza bien tus ojos

Retira la oleosidad de la piel y los restos de maquillaje todas las noches. Esto te ayudará a evitar que las lágrimas cambien su composición y a prevenir la obstrucción de las glándulas lagrimales.

– Suplementa tu alimentación con omega 3

Este ácido graso colabora en la composición de la capa más aceitosa de la lágrima, importante para evitar que se evapore fácilmente.

Bien, esto ha sido todo por hoy, esperamos que estos consejos e informaciones sobre el síndrome del ojo seco te sean de bastante utilidad para mejorar tu salud ocular.

También puede interesarte:

> Soluciones para la presbicia o vista cansada.

¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!

Loading...

Deja aquí tu comentario:

Antes de enviar una pregunta, lee nuestras Reglas Para Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *