Remedios caseros para las várices inflamadas

Actualizado: 29/09/2017

Al contrario de lo que se pueda pensar, las várices no son sólo un problema estético. Se trata de venas inflamadas cuyas válvulas internas se debilitaron y no permiten más que la sangre circule normalmente.

En otras palabras, la presencia de las várices indica venas enfermas, siendo a menudo el primer signo de una insuficiencia venosa crónica.

Pero, ¿por qué esto sucede?

Nuestra sangre es transportada por dos tipos de vasos: las arterias y las venas.

Las arterias son los vasos que llevan la sangre rica en oxígeno desde el corazón hacia el resto del cuerpo, para nutrir los órganos y tejidos.
 
Las venas son los vasos que llevan la sangre de vuelta hacia los pulmones y el corazón para que reciba oxígeno y sea enviada de nuevo hacia el resto del cuerpo.

La importancia de las válvulas venosas

Es un mecanismo perfecto, pero es en las piernas donde se encuentra el gran desafío: la fuerza de la gravedad.

Sólo el trabajo de bombeo de la sangre por el corazón no es suficiente para vencer dicha fuerza y para eso las venas cuentan con un mecanismo que facilita su trabajo.

Se trata de válvulas de seguridad que funcionan como compuertas, impidiendo que la sangre vuelva hacia abajo y así pueda circular en un solo sentido, hacia el corazón.

Pero si por algún motivo dichas válvulas dejaran de funcionar correctamente, la sangre comenzará a bajar y se acumulará con la que está subiendo.

No es difícil darse cuenta por qué se desarrollan venas inflamadas en las piernas.

En pocas palabras, este es el mecanismo básico de las várices, venas enfermas que se vuelven dilatadas y tortuosas por incapacidad de llevar toda la sangre de vuelta hacia el corazón.

Conoce 5 remedios caseros para las várices inflamadas

Hay varias cosas que se pueden hacer para prevenir las várices, evitando así los factores que las desencadenan.

Si ya las tienes, con seguridad un médico podría indicarte un medicamento para desinflamar las venas hinchadas.

Pero afortunadamente la naturaleza también cuenta con una gran variedad de elementos que pueden colaborar para resolver o por lo menos atenuar el problema.

A continuación, compartimos contigo una selección de cinco remedios caseros que te ayudarán si los utilizas de la forma apropiada.

Por supuesto que, como son remedios caseros, no tienen un tiempo exacto de utilización para dar resultado.

Sólo úsalos con constancia y perseverancia mientras lo creas necesario.

1- Ungüento de ajo

El bulbo del ajo tiene grandes beneficios para combatir las várices, pues ayuda a desinflamar las venas y mejora la circulación de la sangre.

Puedes consumirlo con tu dieta diaria o preparar un ungüento y aplicártelo de forma externa como explicamos a continuación.

Ingredientes:

  • 6 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de jugo de limón.

Preparación:

Corta los dientes de ajo en láminas bien finas.

Paso seguido, pon todos los ingredientes en un envase de vidrio con corcho.

Agítalo para mezclar bien los ingredientes y deja la mezcla en reposo por 12 horas.

Cómo usar:

Aplícate el ungüento en la zona afectada masajeando suavemente y de forma circular.

Cubre la zona afectada con un paño y déjalo actuar durante toda la noche.

Por la mañana, enjuágate con bastante agua fría y sécate con mucho cuidado.

Repite la aplicación cuatro veces a la semana.

remedios caseros para las varices inflamadas

2- Compresas de aloe vera

El cristal o pulpa de la sábila (aloe vera) es un excelente y eficaz remedio para las venas inflamadas.

Ingrediente:

  • 1 hoja de sábila.

Preparación:

Corta la hoja de sábila de forma longitudinal y retira el cristal con ayuda de una cuchara.

Para aprovechar todas sus propiedades, entibia el cristal previamente.

Cómo desinflamar las várices con aloe vera:

Aplícate el cristal de sábila en compresas sobre la zona afectada.

Lo mejor es que lo hagas por la noche, antes de irte a dormir.

Deja las compresas de sábila actuando durante toda la noche y retíralas por la mañana siguiente.

3- Compresas de vinagre de sidra de manzana

Este vinagre es otro de los remedios naturales que tiene muy buenas propiedades para tratar las várices inflamadas.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana.

Preparación:

Moja un paño limpio con dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana.

Cómo desinflamar las venas de las piernas:

Haz una compresa y póntela directamente sobre las várices.

Si lo deseas, puedes hacerte masajes con el paño, con suaves movimientos de abajo hacia arriba, o dejártelo aplicado durante algunos minutos para que penetre bien.

Pero atención: no te hagas presión sobre las zonas afectadas.

También puedes hacerlo con una esponja: la empapas con vinagre y te la pasas sobre las várices, con suaves movimientos de abajo hacia arriba.

Repite el procedimiento dos veces al día, todos los días, durante un mes.

Simultáneamente, mientras dure el tratamiento, toma dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana diluidas en un vaso de agua dos veces al día.

remedios caseros para las varices

4- Mascarilla de zanahoria, sábila y vinagre

Ingredientes:

  • 1 zanahoria
  • 1 hoja de sábila
  • 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana.

Cómo preparar:

Retira el cristal de la sábila con ayuda de una cuchara.

Mézclalo con los demás ingredientes en una procesadora de alimentos, hasta que hayas obtenido una especie de crema.

Cómo usar:

Aplícate la mascarilla sobre la zona afectada y déjala actuar por 30 minutos.

Enjuágate suavemente con bastante agua fría y sécate con mucho cuidado.

5- Sal marina y vinagre de sidra de manzana

Este remedio es muy sencillo y efectivo no sólo para las várices, sino también para los pies, que quedarán descansados, relajados e incluso deshinchados.

Ingredientes:

  • un puñado de sal marina (la sal de mesa común no sirve)
  • una taza de vinagre de sidra de manzana
  • un balde o tina con agua.

Preparación:

Agrégale la sal y el vinagre al agua y mézclalos bien.

Cómo usar:

A continuación, sumerge tus piernas en el agua durante 20 minutos, dándoles suaves masajes ocasionales.

Repite el procedimiento diariamente.

Bien, esto ha sido todo por hoy. Esperamos que te hayan gustado estas informaciones y que estos remedios caseros para las várices inflamadas te sean de bastante ayuda.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjanos tus comentarios más abajo.

También puede interesarte:

Un método natural para tratar las várices.

Conoce los grados o tipos de várices.

.

¿Quieres recibir las novedades de nuestra web gratis?
Informa aquí tu correo y dale click a Enviar:


Loading...
¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!
40 Comentarios

Deja aquí tu comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *