Qué es raquitismo y cómo se trata esta enfermedad infantil

Actualizado el 25/07/2017

El raquitismo es una enfermedad que se manifiesta tras un proceso de mutación experimentado por los huesos infantiles, aún en desarrollo, como resultado de la acción incorrecta de ciertos minerales.

En otras palabras, es una condición que ocurre en virtud de la inadecuada mineralización de los huesos en crecimiento.

Esta modificación deja los huesos de los niños más frágiles, lo que puede causar lesiones, retraso en el crecimiento y deformaciones esqueléticas, como veremos más adelante.

De hecho, un niño raquítico es más frágil y de menor estatura que un niño normal.

¿Qué es el raquitismo desde un punto de vista médico y qué tipos existen?

Se habla de raquitismo cuando esta condición ocurre en un niño. Por supuesto que la deficiencia de vitamina D ocurre también en los adultos, pero en ese caso da lugar a una condición diferente conocida como osteomalacia.

El raquitismo puede clasificarse en 2 tipos: hipocalcémico o hipofosfatémico.

Cada especie presenta características clínicas y etiopatogenias diferentes, aunque en ambos casos hay falta de fosfato.

En el tipo hipocalcémico, las principales causas son la falta de vitamina D o la resistencia a su acción.

En el hipofosfatémico hay una pérdida renal de fosfato como principal causa.

Una forma rara de raquitismo hipofosfatémico familiar está relacionada al cromosoma X, en que los riñones no son capaces de retener fosfato. Se lo conoce como raquitismo resistente a la vitamina D.

De acuerdo con las deformidades y con la búsqueda por ayuda el pronóstico puede o no ser positivo. Pero lo que sí está claro es que todas las formas de raquitismo necesitan tratamiento.

¿Cuáles son las principales causas del raquitismo?

Una de sus causas más frecuentes es la deficiencia de la vitamina D, debido a la dificultad de asimilar, metabolizar o utilizar dicha sustancia.

Esta vitamina es sintetizada de forma natural por el cuerpo humano, cuando se expone la piel a los rayos UVB del sol. Si hay baja exposición solar, no logra ser sintetizada.

Pero también puede deberse a la carencia de fósforo o de calcio en el organismo.

En verdad la vitamina D es fundamental para que el calcio y el fósforo sean absorvidos adecuadamente por los intestinos.

Si este mecanismo no se da naturalmente, el porcentaje de calcio se reduce y los huesos pueden sufrir mutaciones en su forma.

Los tumores y las enfermedades que conducen a la mala absorción intestinal son otros de los factores que pueden originar esta condición.

Disfunciones en el Ph del hueso o la presencia de sustancias inhiben la mineralización, también puede ser factores responsables.

El raquitismo también puede ser consecuencia de hepatopatías crónicas, insuficiencia renal, acidosis, el uso prolongado de anticonvulsivos, entre otros factores.

Los signos y síntomas más comunes

El raquitismo es un trastorno que suele caracterizarse por los siguientes signos:

  • Deformaciones de los huesos (brazos y / o piernas arqueadas, deformidades en la columna).
  • Gran tendencia a fracturas.
  • Repetidas infecciones respiratorias.
  • Convulsiones y tetania neonatales.
  • Hiperexcitabilidad neuromuscular.
  • Irritabilidad.
  • Baja estatura.
  • Cráneo más débil (puede presentar la apariencia de “cabeza cuadrada”).
  • Sudoración abundante en la cabeza.
  • Rosario raquítico (protuberancias en la caja torácica).
  • Fontanela amplia.
  • Retraso en la erupción de los dientes o defectos en su estructura.
  • Debilidad e hipotonía muscular.
  • Dolores en los huesos.
  • Problemas en el crecimiento.
  • Bajos índices de calcio en la circulación sanguínea.

Es necesario que ante estos indicios se busque ayuda médica. El tratamiento suele traer resultados positivos y la calidad de vida del paciente puede tener una mejora significativa, como veremos más abajo.

Cómo el médico diagnostica esta enfermedad ósea

El diagnóstico es clínico, radiológico, histopatológico y de laboratorio.

Las manifestaciones clínicas (los signos mostrados en el apartado anterior) pronto llevan a la sospecha de raquitismo.

Las deformidades esqueléticas suelen provocar aumento del puño, curvatura distal en el radio y curvatura progresiva de la tibia, entre otras deformidades.

Un examen importante para ayudar a detectar esta enfermedad ósea es el de sangre, con medición de los niveles de calcio y de fósforo, así como los de fosfatasa alcalina.

Una radiografía de los huesos afectados también es necesaria, pues puede mostrar pérdida de los límites óseos y / o fracturas.

Las radiografías de un niño con raquitismo avanzado suelen mostrar las piernas arqueadas y el pecho deformado.

La biopsia ósea es un procedimiento más inusual, pero en ciertos casos puede ser utilizado para confirmar el diagnóstico.

que es raquitismo

Tratamiento y prevención del raquitismo

Algunas patologías pueden conducir al raquitismo y necesitan ser evaluadas y tratadas.

Cuando es ocasionado por los factores mencionados anteriormente, las medidas para el tratamiento consisten en aumentar los niveles de fósforo, fosfato y vitamina D en el organismo, a través de una dieta más rica en estos elementos.

Los siguientes alimentos son fuentes de vitamina D y se debe aumentar su consumo: mantequilla, huevos, aceite de hígado de pescado, aceite de oliva, leche fortificada, jugos naturales y pescados de aguas frías (atún, arenque y salmón, entre otros).

¿Los suplementos nutricionales son efectivos?

Los suplementos pueden ser considerados si hay sospechas de disfunción en la síntesis o en la utilización de ciertas sustancias importantes al organismo, tales como las tres ya mencionadas.

La mejor opción es la vitamina D3, más rápidamente absorvida por el organismo que la D2.

Además, se recomienda la exposición a la luz solar para que el organismo logre sintetizar la vitamina D.

Se recomienda tomar al menos 10 minutos de sol todos los días, antes de las 10 de la mañana o luego de las 16 horas, principalmente niños y bebés, que están en fase de crecimiento.

Todos los niños (incluso los bebés) necesitan dichas dosis diarias de sol, converse con su médico para más información.

La reposición de la vitamina D es muy efectiva en la corrección del raquitismo, en especial cuando se realiza en asociación con la terapia de la luz ultravioleta.

Es importante consultar a menudo a un profesional de la salud e investigar el estado de salud del niño. Esto puede ayudar a prevenir una serie de complicaciones posteriores. 

La Academia Americana de Pediatría aconseja que los bebés que estén siendo alimentados exclusivamente por la lactancia reciban diariamente suplementos de vitamina D hasta que empiecen a tomar una leche fortificada con esa vitamina.

Los pacientes con trastornos renales deben dosificar regularmente los niveles de calcio y fósforo séricos, además de utilizar los complementos de estos minerales cuando sea necesario.

¿Cómo evoluciona esta enfermedad?

Cuando se trata de forma apropiada, las deformidades causadas por el raquitismo pueden ser corregidas en meses o años, dependiendo de su gravedad.

Sin embargo, algunas de sus consecuencias, tal como la baja estatura, por lo general no pueden ser revertidas.

En caso de que la enfermedad no sea tratada, los problemas óseos persistirán en la vida adulta y pueden causar dolores crónicos, deformidades y fracturas sin motivo.

Fenómenos como huesos largos curvos o con el formato externo para siempre modificados, además de la presencia de escoliosis -las famosas espaldas arqueadas-, se encuentran en individuos que no cuidaron adecuadamente del raquitismo en la infancia.

Bien, esto ha sido todo por hoy. Esperamos que te sean de bastante utilidad estas informaciones sobre qué es el raquitismo y de qué forma puede tratarse esta enfermedad ósea de la infancia.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjanos tus comentarios al final de la página.

También puede interesarte:

Cómo tratar la osteoporosis.

¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!

Loading...

Deja aquí tu comentario:

Antes de enviar una pregunta, lee nuestras Reglas Para Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *