Qué es el colon irritable

El síndrome del colon irritable (SCI), también conocido como síndrome del intestino irritable (SII) o simplemente colon o intestino irritable, es un término que se aplica a una asociación de síntomas abdominales.

Entre los más comunes podemos mencionar: cólicos abdominales, gases, distensión abdominal (hinchazón), estreñimiento y diarrea.




Veamos qué es el colon irritable

No se trata de un defecto anatómico o estructural, o sea, no hay anomalías o lesiones que puedan ser observadas en una radiografía o endoscopia.

No es un trastorno físico o químico identificable; tampoco es un cáncer y no irá causarlo. Por último, no causa enfermedades gastrointestinales.

que es el colon irritableEs decir, en términos médicos, no hay una enfermedad orgánica que sea detectable.

Por ese motivo, no existe aun un diagnóstico exacto que determine el SII  y generalmente el médico suele hacerlo con base en sus síntomas, con pocas o incluso ninguna prueba.

El SII es un trastorno funcional del intestino. No hay ningún signo de enfermedad que pueda ser visto o medido, sin embargo, el intestino no funciona normalmente.

Lo que parece ocurrir es una asociación entre un trastorno de la motilidad intestinal (las contracciones musculares rítmicas del intestino) y una percepción anormal de los estímulos en el intestino, algo que en personas sin el problema no causaría ningún malestar.




Por ejemplo: las personas con el SCI experimentan molestias derivadas de la presencia de volúmenes normales de gas dentro de los intestinos, algo que los individuos normales no sienten.

En verdad el SII es un problema muy común, siendo dos veces más frecuente en las mujeres que en los hombres, especialmente en momentos de estrés emocional.

Puede ocurrir a cualquier edad, pero suele comenzar en la adolescencia o a principios de la edad adulta. Raras veces aparece por primera vez después de los 50 años.

Cabe destacar que, aunque puede ser un trastorno muy incómodo y embarazoso, el SII no causa problemas graves para la salud

Los síntomas del síndrome del intestino irritable

El dolor y el malestar abdominal asociados con los cambios en la materia fecal son los principales síntomas, los que pueden variar entre las personas.




Mientras que algunos pacientes tienen estreñimiento, otros sufren de diarrea, o incluso pueden alternar entre ambos.

Algunos pacientes relatan la sensación de distensión abdominal, debido a la fermentación de la materia fecal en el colon, que produce gases en exceso.

El SII afecta los movimientos del colon, el transporte de los gases y las heces, y la cantidad del líquido absorbido.

En algunos casos, los movimientos del colon pueden aumentar, conduciendo muy rápidamente las heces.

Esto no permite la adecuada absorción de los fluidos, por lo que la materia fecal queda con exceso de agua, que se manifiesta como diarrea.

Mientras tanto, en otros casos el intestino funciona muy lentamente y las heces permanecen durante mucho tiempo en contacto con las paredes intestinales.

Esta situación favorece una mayor absorción del agua, lo que deja las heces endurecidas y secas, características del estreñimiento.

Las causas del Síndrome del Intestino Irritable

¿Qué lleva a una persona a tener SII y otra no? En verdad, esto aun no se sabe con exactitud.

Los síntomas no son causados por una alteración orgánica específica (enfermedad).

– Las causas emocionales

Los estudios han demostrado que el intestino de las personas que tienen el síndrome parece tener un aumento de la sensibilidad a diversos estímulos.

Entre éstos podemos mencionar ciertos problemas emocionales, tales como la ansiedad, la depresión y el estrés, que suelen empeorar los síntomas.

Por este motivo, originalmente era tratado como un problema psicológico. 

El intestino está conectado al cerebro: las señales van y vienen entre ambos, influyendo en el funcionamiento intestinal y en los síntomas. 

Como los nervios pueden volverse más activos en los momentos de estrés, los intestinos suelen quedarse más sensibles, comprimiéndose o contrayéndose más.

Por otra parte, así como ocurre con el corazón y los pulmones, el colon está parcialmente controlado por el sistema nervioso autónomo (no controlado por nuestra voluntad), el cual sufre interferencias de nuestro estado emocional.

Con esto, puede trabajar más rápido, más lento o contraerse de manera desordenada (espasmo).

– Otras causas del SII

Sin embargo, también es posible encontrar otros tipos de factores desencadenantes.

En algunos casos, el síndrome puede manifestarse luego de una infección intestinal, algo conocido en el círculo médico como síndrome del intestino irritable postinfeccioso.

Pero por otro lado, cada paciente puede presentar hipersensibilidad a alimentos variados. Por eso, la atención para elegir los alimentos es esencial.

Las comidas que producen gases intestinales son muy poco toleradas por los pacientes de SII, así como también los cambios bruscos en la dieta o en los hábitos alimenticios.

Es importante anotar y evaluar todos los días cuáles son los alimentos que causan más síntomas.

Además de las directrices sugeridas por los médicos, la orientación alimentaria específica y personalizada de un profesional puede ayudar mucho en el control de los síntomas.

Los siguientes hechos parecen estar asociados con el empeoramiento de los síntomas:

– comidas muy abundantes;
– ciertos medicamentos;
– trigo, centeno, cebada, avena, cereales, chocolate, productos lácteos, el alcohol;
– las bebidas que contienen cafeína: café, té y refrescos de cola;
– el estrés, la ansiedad, la depresión y otros problemas emocionales.

Por otro lado, la investigación han mostrado que las mujeres con SII tienen exacerbación de los síntomas durante la menstruación.

Esto podría sugerir una cierta relación con las hormonas femeninas, pero aun son necesarios muchos estudios para confirmarlo.

¿Cómo es el tratamiento del SII?

Para comenzar, el tratamiento del síndrome dependerá de su aceptación.

De hecho, el primer gran objetivo es tener conciencia del cuadro clínico, cómo ocurre, lo que hace mejorar o empeorar sus síntomas y la tranquilidad de que no se transformará en una enfermedad grave.

A partir de ese punto, el tratamiento en sí es mucho más sencillo de realizar.

Algunos medicamentos ayudan a aliviar los sintomas: suplementos de fibra, en algunos casos laxantes y en otros medicinas para la diarrea, tranquilizantes, antiespasmódicos (para combatir los espasmos intestinales), entre otros, sirven para aliviar muchos de los síntomas abdominales.

Los antidepresivos tienen un gran efecto calmante y analgésico, con buena respuesta al tratamiento.

Por último, en la mayor parte de los casos es posible controlar los síntomas del SII con cambios en la alimentación y en el estilo de vida.

De este modo, las personas afectadas podrán llevar una vida activa, sana y lo próximo a lo normal posible.

Colaboración: Isabel, de Cura del colon irritable.

Esperamos que te hayan sido útiles estas informaciones sobre qué es el colon irritable.

Si tienes el intestino irritable, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para eliminar el síndrome del colon irritable.

También puede interesarte:

Qué síntomas tiene el sindrome del intestino irritable.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *