Pros y contras del parche para dejar de fumar

El parche para dejar de fumar es uno de los recursos más utilizados en la terapia de reemplazo de nicotina (NRT).

Proporciona al paciente una dosis limitada de nicotina, la sustancia más adictiva del cigarrillo, sin el riesgo de recibir otras mucho más perjudiciales, tales como el alquitrán y el monóxido de carbono.




De ese modo, ayuda a reducir los síntomas de abstinencia, eliminando la nicotina gradualmente y colaborando en el proceso de dejar de fumar.

Se compone de un parche que se coloca sobre la piel y que libera la nicotina sin interrupción durante 24 horas, con su pico de absorción ocurriendo entre cuatro y nueve horas después de haber entrado en contacto con la piel.

Para quién es indicado el parche para dejar de fumar

parche para dejar de fumarEn general, la terapia de reemplazo de nicotina se utiliza cuando el paciente tiene una alta dependencia o si presenta síndrome de abstinencia al privarse de fumar.

El uso de esta terapia en personas que fuman menos de 10 cigarrillos al día es controvertida, pero debe ser considerada por el médico caso por caso.

Cómo usar el parche de nicotina

El adhesivo debe ser pegado en la piel en una región sin vello y que no tenga exposición al sol, pudiendo ser utilizado durante 24 horas.

Al cambiarlo, es necesario pegar el nuevo parche en otra parte del cuerpo, repitiendo este procedimiento todos los días.




Lo mejor sería pegárselo en el tórax o en la espalda, pues son regiones del cuerpo que normalmente quedan escondidas y que tienen menos riesgo de exposición solar, pero también puede hacerse en otros lugares.

El plan de uso puede variar de dos a tres meses, dependiendo del grado de intensidad de dependencia de la persona, pero eso debe ser evaluado por el médico.

Ventajas y desventajas del parche de nicotina para dejar de fumar

Una de las ventajas de utilizar el parche es que las cantidades de nicotina son controladas a lo largo del día.

Además, toda terapia de reemplazo de nicotina tiene como ventaja el hecho de sólo incluir esta sustancia.

De esta manera, se evita el contacto con los otros componentes nocivos del tabaco y a su vez se eliminan los síntomas de las crisis de abstinencia, ya que la reducción de la nicotina es realizada de forma gradual.




Cabe destacar que no existen riesgos de que el paciente desarrolle una adicción por el parche o cualquier otro método de este tipo de terapia.

La desventaja está en su uso constante a lo largo del día y en los riesgos, aunque sean mínimos, de padecer alergias en la piel.

Posibles efectos secundarios

El único efecto secundario conocido es la presencia de irritación de la piel, lo que puede conducir a alergias y a la finalización del tratamiento, pero esto es muy raro según los especialistas.

Contraindicaciones

Como este método únicamente reemplaza la nicotina y en cantidades mucho más pequeñas que la encontrada en los cigarrillos, no hay riesgos serios.

En realidad, esta sustancia es mucho más responsable de la adicción de fumar que de los efectos nocivos que el tabaco produce.

No hay muchas contraindicaciones probadas científicamente para las terapias de reemplazo, sin embargo, nuevos estudios han mostrado que puede existir una cierta relación entre la nicotina y el cáncer.

Un estudio publicado en la revista PLOS One mostró que la sustancia puede alterar la expresión de genes de las células, lo que podría hacer que aumentase la probabilidad de aparecer la enfermedad.

Habrá que esperar que más estudios sean realizados, pues estos descubrimientos podrían cambiar todas las medidas de recomendación de este tipo de tratamiento para dejar de fumar.

Mientras tanto, los especialistas siguen recomendándola, porque de todos modos es mucho más saludable que continuar fumando.

Tratamientos aliados a los parches para dejar de fumar

– Goma de mascar o pastilla para dejar de fumar

En ciertos momentos, puede ocurrir que el paciente presente alguna manifestación de abstinencia, aun mientras está usando el parche.

En estos casos, el médico puede recomendar el uso de goma de mascar o pastillas con 2 a 4 mg de nicotina para cuando sienta algún síntoma.

Pueden ser usadas hasta 20 unidades por día.

– El bupropión

En otros casos, cuando el paciente es muy dependiente de la nicotina, el médico puede combinar la terapia de reemplazo con el tratamiento farmacológico, usando bupropión.

Este fármaco reduce el deseo de fumar y puede ser tomado durante un máximo de tres meses, pero sólo puede adquirirse con receta médica.

De todos modos, ningún tipo de terapia funciona si la persona aun no ha decidido dejar de fumar.

Todo parte de la propia determinación en abandonar la adicción: los métodos utilizados son herramientas que ayudan a dejar de fumar sin ansiedad.

Colaboración: Santiago, de Cómo dejar de fumar.

Esperamos que estas informaciones acerca del parche para dejar de fumar te sean de utilidad.

Si prefieres usar un tratamiento natural, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para dejar de fumar rápidamente.

También puede interesarte:

El láser para dejar de fumar.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *