El tomate, un remedio casero para la presión alta

Un reciente estudio científico realizado en Israel confirmó lo que los italianos han disfrutado durante siglos: el tomate (y su salsa) puede ser usado como un remedio casero para la presión alta y además ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Este estudio fue realizado por la Dra. Esther Paran, jefe de la división hipertensiva del Centro Médico Soroka, en Bersebá, Israel, con pacientes que no estaban respondiendo bien a los fármacos.




La Dra. Paran suministró suplementos de extracto de tomate a algunos de sus pacientes.

Los mismos tuvieron una significativa disminución de la presión arterial después de sólo cuatro semanas de estudio: 10 puntos en la sistólica y 4 puntos en la diastólica.

remedio casero para la presion altaUn remedio casero para la presión alta

El tomate puede ser considerado uno de los principales remedios naturales para controlar la presión arterial.

Todo gracias a su principal principio activo, un potente antioxidante llamado licopeno.

Lo mejor de todo es que esta fruta contiene también otros nutrientes importantes y antioxidantes que lo convierten en un superalimento en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

El tomate puede ayudar a prevenir la oxidación del llamado “colesterol malo” (LDL).




De esta forma, se evita que se pegue a las arterias y reduzca el pasaje de la sangre, lo que causa un aumento en la presión arterial.

La cantidad recomendada que se debe incluir en la dieta diaria para este objetivo son cuatro unidades medianas.

Si te parece mucho, a continuación te proporcionamos algunos tips que podrán ayudarte a obtener sus beneficios sin que precises realizar mucho esfuerzo.

1 – Prepara una deliciosa salsa roja

El aceite de oliva aumenta la calidad de la curación del tomate.

Por lo tanto, utilízalo para saltear un diente de ajo y una cebolla picada, agregándole luego los tomates, 1/2 vaso de agua y por último un poco de pasta de tomate.




Cabe destacar que la pasta de tomate puede contener hasta 10 veces más nutrientes que la propia fruta fresca.

De todos modos, recuerda que debes elegir un producto sin sal, si no el efecto podría ser contraproducente.

2 – Come una ensalada fresca

Acompaña tus comidas con una apetitosa ensalada fresca, poniendo un tomate entero picado en su parte superior.

De esta manera, recibirás una cuarta parte de la ingesta diaria recomendada.

Condimenta tu ensalada con bastante aceite de oliva, un poco de zumo de limón, orégano o perejil, y evita ponerle demasiada sal.

3 – Bebe jugo de tomate

Como los jugos envasados pueden tener altos contenidos de azúcar y conservantes con base de sodio, es preferible que prepares tu propio jugo fresco.

Si tienes un extractor, puedes utilizar tu imaginación y preparar increíbles jugos naturales, añadiéndole otros ingredientes a los tomates, tales como zanahorias, apio y algunos condimentos con poco sodio.

Tomar un vaso de este jugo por día te proporcionará 1/4 de la cantidad diaria recomendada.

4 – Toma un suplemento de tomate

Si no te gusta esta fruta o, por algún motivo, no puedes consumirla, un suplemento de 200 mg de extracto de tomate puede proporcionarte los nutrientes equivalentes a las cuatro unidades diarias recomendadas.

Puedes conseguir estos suplementos fácilmente en casas de productos naturales.

Consideraciones finales

Como puedes ver, el tomate es uno de los remedios caseros que podrá ayudarte a bajar la presión arterial.

Sin embargo, recuerda que, si ya tomas algún tipo de medicamento para bajar tu presión, no deberás abandonarlo sin la autorización de tu médico.

Además, recuerda que existen otros factores necesarios para luchar contra este mal.

Entre éstos, podemos destacar:

  • Haz ejercicios físicos por lo menos 3 veces a la semana.
  • Controla tus niveles de colesterol en la sangre.
  • No bebas alcohol en exceso.
  • No comas en exceso.
  • Evita las grasas saturadas y trans.
  • Come frutas y verduras diariamente.
  • Bebe como mínimo 2 litros de agua al día.

Por supuesto que existen ciertos factores que no podemos controlar, tales como la edad y los genes, por ejemplo. Pero en relación a los demás factores de riesgo, debemos ser proactivos y tomar el control de nuestra vida si es que queremos tener una buena salud.

Colaboración: Rosario, de Cómo bajar la presión alta.

Esperamos que estas informaciones sobre el tomate, un remedio casero para la presión alta, te hayan sido de bastante utilidad.

Si tienes presión alta, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para regular la presión arterial.

También puede interesarte:

> Cómo eliminar la alta presión bajando de peso.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *