Medicamentos para la tensión alta

Los medicamentos para la tensión alta (la temida hipertensión) ocasionan distintos tipos de reacciones para lograr su objetivo y pueden ser clasificados en 3 grupos.

Conoce sus respectivas propiedades a continuación.




– Los vasodilatadores: aumentan el tamaño de los vasos sanguíneos.

– Los diuréticos: eliminan de los vasos sanguíneos la sal y el agua, creando un flujo sanguíneo más libre, con menos volumen.

– Los betabloqueadores: disminuyen el ritmo cardíaco.

Conoce los 3 principales medicamentos para la tensión alta

medicamentos para la tension alta1. Doxazosina

Es un vasodilatador que relaja las paredes de los vasos sanguíneos.

Sus principales efectos secundarios son la retención de líquidos y la disminución de los latidos cardíacos (en muchos casos se hace necesario recetar otros medicamentos para contrarrestar estos efectos).

Además, puede producir problemas gastrointestinales e impotencia.




2. Hidroclorotiazida

Este medicamento es un diurético. Su objetivo es eliminar los líquidos y la sal en exceso de los vasos sanguíneos.

Pero su mayor problema es que elimina también mucho potasio, un importante mineral que colabora para el buen funcionamiento del corazón y otros órganos.

Sus efectos secundarios más frecuentes son: mareos, debilidad muscular y calambres.

3. Acebutolo

Este fármaco es un betabloqueador que disminuye el ritmo cardíaco y mejora el flujo sanguíneo.

Sus efectos secundarios más conocidos son la reducción del colesterol bueno (HDL) y la posible aceleración del ritmo cardíaco si se deja de tomar de forma brusca.




Como puedes ver, el gran problema de estos medicamentos es que todos tienen efectos secundarios que de alguna manera pueden perjudicar la salud.

Soluciones naturales

Afortunadamente, también es posible obtener estos mismos beneficios sin usar medicamentos.

Cuidar la alimentación y llevar un estilo de vida apropiado pueden ser la diferencia entre ser dependiente para siempre de la medicación o tener de verdad una buena salud.

Ve a continuación algunos ejemplos:

Ingiriendo suficiente cantidad de L-Arginina puedes conseguir la misma reacción que causan los vasodilatadores.

Este aminoácido hace que las paredes de los vasos sanguíneos se relajen. Puedes tomarla en forma de suplemento alimenticio o consumir proteínas de origen animal, maní o soja.

Bebiendo por lo menos 8 vasos de agua al día, puedes lograr los mismos efectos de los diuréticos, expulsando el exceso de sal y otras sustancias tóxicas que pueden aumentar la presión sanguínea.

Para mantener un buen nivel de potasio, puedes comer bananas frescas y papas.

Con una rutina adecuada de ejercicios cardiovasculares, puedes conseguir los mismos efectos benéficos de los betabloqueadores sin bajar tu colesterol bueno.

Además, de esta manera mantendrás tu corazón fuerte, permitiendo que trabaje de forma más eficiente.

Colaboración: Rosario, de Cómo bajar la hipertensión.

Esperamos que estas informaciones acerca de los medicamentos para la tensión alta te sean de bastante utilidad.

Pero recuerda que esta entrada es de carácter informativo, pues dichos fármacos sólo pueden ser indicados por un médico luego de una previa consulta, en virtud de los efectos secundarios que producen.

Si tienes presión arterial alta, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para acabar con la hipertensión.

También puede interesarte:

> Cómo eliminar la hipertensión sin medicamentos.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

2 Comentarios

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *