Tratamiento láser para dejar de fumar

En muchos países, nuevas normativas impiden que se fume en lugares cerrados, tales como restaurantes, pubs y bares, algo que ha llevado a muchos fumadores a intentar dejar este hábito tan perjudicial.

Sin embargo, esta tarea puede resultar nada fácil para muchas personas.




Lamentablemente la nicotina tiene características muy parecidas a las de otras drogas, creando dependencia en el fumador y desarrollando el síndrome de abstinencia cuando no es consumida.

Esta es una de las principales causas por las cuales es tan difícil abandonar la adicción cuando se la ha alimentado durante años.

Laser para dejar de fumarEn los últimos tiempos, la ciencia médica ha estado buscando y desarrollando nuevas técnicas para ayudar a quienes verdaderamente quieren dejar el cigarrillo.

Entre las últimas tecnologías innovadoras que se están utilizando actualmente, se destaca el tratamiento con rayos láser.

Cómo funciona el láser para dejar de fumar

El tratamiento es realizado con la utilización de un aparato emisor de rayos láser de baja intensidad (similares a los utilizados para tratar el dolor de la artritis).




El objetivo es estimular puntos de acupuntura específicos relacionados con el nerviosismo, la hipersensibilidad, la depresión, la irritabilidad, la ansiedad, el estrés y el metabolismo.

En la sesión, el láser es apuntado a puntos en la cara (especialmente las orejas), las manos y la muñeca, con el fin de aliviar los síntomas producidos en los días en que la persona no fuma y prevenir las recaídas.

Cuando la persona fuma un cigarrillo, le informa artificialmente al cerebro que libere endorfinas.

Por lo tanto, dejar de fumar conduce a una rápida caída en los niveles de endorfinas.

Básicamente, el láser estimula a los nervios para que le informen al cerebro que libere una “inundación de endorfinas“.

Esto impulsará el paciente durante los primeros 3 a 4 días después de haber dejado de fumar.




No obstante, el tratamiento también tiene como objetivo estimular otros puntos vitales y energéticos.

Entre éstos podemos destacar los relacionados a la disminución del apetito (para prevenir el aumento de peso que normalmente se asocia con dejar de fumar), la regulación del sueño y la relajación.

Por lo general son estimulados 28 puntos de acupuntura: 24 en la cabeza, 1 en el pecho y 3 en el antebrazo.

La mayor parte de los especialistas recomienda una única sesión de tratamiento con láser, que dura en promedio unos 90 minutos.

Este tratamiento puede ser realizado por personas de todas las edades, no produce dolor y no tiene efectos secundarios.

¿Este tratamiento con láser de verdad funciona?

Las clínicas que utilizan este tratamiento informan que la mayor parte de sus pacientes logra buenos resultados con sólo una sesión.

Además, según ellos, después del tratamiento las personas notan que ya no tienen más ganas de fumar y que la ansiedad ha desaparecido o disminuido de forma considerable.

No obstante, en algunos casos pueden ser necesarias sesiones extras de refuerzo dentro de los 3 primeros meses de tratamiento.

Mientras que por un lado hay estudios científicos que sugieren que buena parte de las personas que utilizan este tratamiento tienen buenos resultados, otros parecen indicar lo contrario.

Es decir, aun hacen falta pruebas científicas definitivas y suficientes para recomendarlo.

Colaboración: Santiago, de Cómo dejar de fumar.

Esperamos que estas informaciones sobre el tratamiento con láser para dejar de fumar te hayan sido de utilidad.

Si prefieres usar un tratamiento natural, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para dejar de fumar rápidamente.

También puede interesarte:

La homeopatía para dejar de fumar.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *