Qué es el herpes zóster

El herpes zóster es una enfermedad ocasionada por el VVZ (virus varicela-zoster), el mismo virus que causa la varicela, y afecta aproximadamente al 20% de la población, en especial a los adultos con más de 50 años.

Popularmente se le da el nombre de “culebrilla”, debido a las erupciones en forma de vesículas que salen en la piel siguiendo el trayecto del nervio que haya sido afectado por el virus.




En niños suele ser un proceso benigno, pero en los adultos es una enfermedad debilitante que normalmente causa dolor y puede dejar como secuela un trastorno denominado “neuralgia postherpética”.

Dicha complicación produce dolor permanente o intermitente, pudiendo ser incapacitante, y a veces es acompañada de pérdida de la sensibilidad del nervio que se haya visto afectado.

que es el herpes zosterQué es el herpes zóster y cuáles son sus causas

El contagio del VVZ suele ocurrir en la infancia, desarrollando la enfermedad conocida como varicela, que provoca erupciones rojas en la piel.

Luego que termina el ciclo de la enfermedad, el virus permanece latente en el organismo por muchos años, dentro de los ganglios de los nervios dorsales.

Por motivos que aún no se conocen totalmente, después de mucho tiempo el virus puede ser reactivado, desarrollando el herpes zóster.




Los síntomas del herpes zóster

Los principales síntomas producidos por esta dolorosa enfermedad son los siguientes:

Hormigueo y dolor muy fuerte en la zona afectada. Suele empeorar con cambios de temperatura y por la noche.

– Fiebre, dolor de cabeza y malestar general.

– Vesículas muy dolorosas, que acompañan el recorrido del nervio afectado. Aparecen de un solo lado del cuerpo, por lo general en la espalda o en el tórax.

Las vesículas crecen por 3 a 5 días y luego pueden unirse, formando grandes ampollas.




En algunos casos puede haber trastornos gastrointestinales.

Principales características del herpes zóster

La característica más importante del herpes zóster es la manera como las lesiones se distribuyen en una franja, que nunca supera la línea media del cuerpo.

Sabiendo un poco acerca de la anatomía de la médula espinal y de los nervios que desde allí salen hacia otras zonas del cuerpo, es muy sencillo entender por qué la enfermedad se comporta de esta manera.

La médula espinal es una parte del sistema nervioso que se encuentra dentro de la columna vertebral. Está conectada al cerebro y se extiende desde la primera vértebra cervical hasta la segunda vértebra lumbar.

Es a lo largo de la médula que los plexos nerviosos periféricos salen hacia todo el cuerpo. Cada vértebra posee un par de nervios y cada uno de los mismos inerva la mitad de una región específica del cuerpo.

Por ejemplo: la zona del ombligo es inervada por el par de nervios que nace a la altura de la 10ª vértebra del tórax (T10).

Si el VVZ se oculta en los ganglios linfáticos próximos de la raíz del nervio que nace a la derecha de la T10, al reactivarse el virus hará el camino opuesto, viajando desde allí hacia la zona del ombligo, produciendo erupciones en la franja abdominal a la derecha del mismo.

El proceso del herpes zóster suele durar unos 10 días, pero por lo general lleva de 2 a 4 semanas hasta que la piel se recupere totalmente, volviendo a tener su aspecto normal.

Complicaciones

En casos graves, el VVZ puede alojarse en nervios craneales y al reactivarse puede causar lesiones en los párpados, poniendo en riesgo la visión del paciente.

En situaciones menos frecuentes, puede afectar el nervio mandibular, causando lesiones en la lengua, en las amígalas, en el paladar y en el suelo de la boca.

En casos raros, el virus puede llegar al sistema nervioso central, infectando la médula espinal, con serios riesgos de ocasionar parálisis motora y/o meningitis.

Colaboración: Milton, de Tratamientos del Herpes.

Esperamos que te haya sido de utilidad esta entrada sobre qué es el herpes zóster.

Si tienes herpes labial o genital, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para tratar el herpes.

También puede interesarte:

Qué causa el herpes labial.


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *