Cómo mejorar las várices con la reflexología

En esta entrada veremos cómo mejorar las várices con ayuda de la reflexología.

Esta terapia natural resulta ideal para combatir el problema, pues ayuda a restablecer el equilibrio del paciente a nivel físico, emocional y energético, devolviéndole su salud integral.




La modalidad más aconsejada de esta terapia es la llamada reflexología podal.

Consiste en una serie de masajes realizados en la planta de los pies que proporcionan un estado total de relajación y estimulan la circulación de la sangre hacia el corazón. 

Como mejorar las varices con la reflexologiaCómo mejorar las várices con la reflexología podal

Existe en nuestro organismo una red nerviosa sumamente extensa que une todos nuestros órganos con las llamadas zonas reflejas, ubicadas en diversas partes del cuerpo.

De esta manera, cuando hacemos presión en estas zonas, estaremos enviando un mensaje electroquímico a través de nuestro sistema nervioso.

El cerebro recibe dicho mensaje y manda estimular las glándulas correspondientes.

Éstas, a su vez, entienden que necesitan liberar hormonas benéficas para auxiliar determinados órganos del cuerpo.




En resumen, dependiendo de la zona del pie que haya sido presionada, el correspondiente mensaje llegará en definitiva a un órgano específico, estimulándolo y promoviendo su irrigación sanguínea.

Si trabajamos el conjunto de nuestros órganos de esta manera, es probable que logremos liberar todos los canales de energía.

De este modo, podríamos lograr restablecer la capacidad que tiene nuestro organismo de sanarse por sí propio.

Es increíble, pero nuestros pies tienen más de 7000 terminales nerviosas que forman las zonas reflejas más importantes que tenemos.

Es decir, tenemos en la planta del pie un verdadero “mapa” de nuestro cuerpo.




Si sabemos utilizarlo correctamente, podremos estimular todos los órganos que precisamos, mejorando su funcionamiento.

Como la reflexología podal estimula la circulación de la sangre hacia el corazón, evitando que se quede estancada en las piernas, es considerada una técnica muy recomendada para el tratamiento de las várices.

Precauciones

Sin embargo, pese a que la reflexología podal es un método natural, en ciertos casos puede ser necesaria la autorización de un médico.

Uno de dichos casos es justamente el de las personas que padecen de várices, pues esta técnica estimula la circulación sanguínea.

El problema es que esto puede hacer que se desprendan posibles coágulos presentes en las venas de las piernas, desplazándolos hacia zonas consideradas peligrosas, tales como los pulmones o el cerebro, entre otros.

Además, la terapia sólo debe ser aplicada por un profisional especializado para que puedan alcanzarse buenos resultados.

Por lo tanto, es importantísimo que te certifiques de la capacitación del terapeuta que hayas elegido para atenderte.

De esta manera, podrás disfrutar de todos los beneficios que este tipo de reflexología puede proporcionarte con total seguridad.

Colaboración: Silvia, de Cómo eliminar las várices.

Esperamos que estas informaciones acerca de cómo mejorar las várices con la reflexología te hayan sido de bastante utilidad.

También puede interesarte:

Tratamiento para las várices con hidroterapia.

Várices nunca más


¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta o comentario, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *