Cómo controlar la tensión alta bajando de peso

Actualizado el 28/05/2017

Si tu peso está un 10% o más por encima de lo ideal y, en especial, si tu grasa está localizada en la zona abdominal, presta mucha atención a estas informaciones, pues podrían salvar tu salud e incluso tu vida.

En esta entrada, te explicaremos cómo controlar la tensión alta eliminando el sobrepeso.

La permanente tensión que la obesidad pone sobre el sistema cardiovascular hace que la presión arterial aumente llegando a niveles peligrosos.

El sobrepeso y la presión alta están tan relacionados que se le ha dado un nombre específico: hipertensión por obesidad.

como controlar la tension altaA propósito, el 75% de los casos de presión alta en los EE.UU. se atribuyen a la obesidad.

Es una verdadera reacción en cadena: obesidad => tensión arterial elevada => enfermedades del corazón => muerte.

El riesgo que tienen las personas obesas de desarrollar este trastorno es de 5 a 6 veces más alto que alguien que esté en su peso ideal.

En otras palabras, si tienes sobrepeso, tus probabilidades de sufrir de tensión alta aumentan. Si reduces tu peso, dichas probabilidades disminuyen en la misma proporción.

El impacto del sobrepeso en la presión arterial

El cuerpo de una persona obesa necesita más sangre para abastecerse de oxígeno y nutrir el tejido extra: al poner un volumen superior de sangre en el mismo conducto de venas y arterias, la presión aumenta.

Además, según estudios, las células de grasa producen sustancias químicas que, a su vez, aumentan la presión sobre los vasos sanguíneos y el corazón.

Por otro lado, el aumento de insulina producido por el sobrepeso, hace que el cuerpo retenga una cantidad mayor de sodio y agua, aumentando aún más la tensión arterial.

Por último, si el volumen extra está localizado en la región abdominal, la probabilidad de tener tensión alta aumenta considerablemente.

Descubre cómo controlar la tensión alta

Si consigues vencer la obesidad, tendrás medio camino andado para mantener bajo control tu presión arterial.

Una manera práctica y saludable de mantener tu peso controlado y fortalecer tu corazón es la caminata.

Caminar acelera el metabolismo y, en el largo plazo, puede ser más eficaz que los ejercicios cardiovasculares.

No obstante, no debes olvidarte que, si tienes sobrepeso, es recomendable que consultes a tu médico antes de comenzar una rutina de ejercicios físicos de cualquier tipo para evitar problemas.

Él podrá orientarte acerca del tiempo que podrías dedicarle diariamente a la caminata y sobre la velocidad con que podrías realizarla de forma segura.

Otras formas de adelgazar de manera segura y combatir la tensión alta

1- Tener horarios regulares para comer

Tu cuerpo tiene que aprender las horas de dormir, despertarse y comer. Esto hará que funcione mejor, evitará el hambre frecuente y las idas nocturnas a la nevera.

Por otra parte, descansar por lo menos 7 horas cada noche te dará la fuerza suficiente para cumplir con los compromisos diarios, hacer suficiente ejercicio y resistir a las tentaciones.

Así que trata de poner una alarma en el teléfono para que te avise cada 3 horas que puedes comer algo y así no tener hambre.

A propósito, recuerda que no es bueno cenar a menos de 3 horas de irte a dormir.

2- Beber mucho líquido

Debes beber mucha agua o bebidas de bajas calorías entre las comidas, ya que esto ayudará a reducir el hambre y la retención de líquidos.

Esto se debe a que, cuanto más agua bebes, más orina tu cuerpo produce y, con su eliminación, también saldrán las toxinas que perjudican el adelgazamiento.

Lo que puedes tomar: agua, agua de coco, jugos sin azúcar, té sin azúcar.

Lo que no debes tomar: refrescos (gaseosas), jugos de caja (suelen tener mucho azúcar), chocolate y alcohol.

Las bebidas deben tomarse preferiblemente hasta media hora antes y media hora después de las comidas. Evita tomarlas junto con tus comidas.

La cantidad de agua recomendada es de aproximadamente 2 litros diariamente.

3- Comer de todo, pero con moderación

El organismo necesita todos los tipos de nutrientes, por ese motivo, las dietas que prohíben los carbohidratos hacen que el peso aumente nuevamente poco tiempo después.

Por lo tanto, los mejores consejos son:

– Prefiere la leche y los productos lácteos bajos en grasa;
– Añádele semillas a los zumos y yogures (de lino o chía, por ejemplo);
– Come 3 nueces, almendras o manís por día;
– Elige sólo una fuente de carbohidratos por comida: galletas saladas o pan para los bocadillos; arroz, patatas o pasta en el almuerzo o cena;
– Sustituye los alimentos con grasas saturadas y trans por otros con grasas saludables: los pescados de aguas frías (salmón, atún, arenque, sardina, etc.) y los aceites prensados en frío (el de oliva, por ejemplo) son buenos ejemplos;
– Come una ensalada cruda antes del almuerzo y la cena;
– Come al menos 3 frutas por día.

Incluso en pequeñas cantidades durante el día, las frutas y verduras proporcionan una gran cantidad de fibra y vitaminas, por eso son una fuente de salud y ayudan a adelgazar.

4- Reducir el consumo de sal de cocina

Debes evitar la sal de cocina refinada en tu dieta diaria, pues prácticamente no tiene nutrientes y ocasiona la retención de líquidos en el cuerpo, aumentando la presión arterial.

Es mejor que la sustituyas por sal marina, que es saludable y puede proporcionarte la cantidad de sodio y otros nutrientes que tu organismo necesita. De todos modos, consúmela con moderación, para no aumentar demasiado la ingestión de sodio.

Es importante que tomes estas y otras medidas para mantener la obesidad lejos de tu vida si quieres reducir el riesgo de tener la presión arterial por encima de los niveles normales.

Esperamos que estos consejos e informaciones sobre cómo controlar la tensión alta adelgazando te hayan gustado y te sean útiles.

También puede interesarte:

Un método natural para normalizar la presión.

Los riesgos de la presión arterial elevada.

¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!

Loading...
2 Comentarios

Deja aquí tu comentario:

Antes de enviar una pregunta, lee nuestras Reglas Para Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *