Cómo tratar la artritis y aliviar el dolor

Actualizado el 03/03/2017

Se ha comprobado científicamente que los cambios climáticos pueden aumentar la percepción del dolor de los pacientes de artritis reumatoide.

Este fenómeno probablemente se deba a que los cambios en la presión atmosférica podrían ocasionar cambios también en la presión de las articulaciones afectadas.

Cómo tratar la artritis cambiando de clima

En gran cantidad de pacientes se ha notado que la humedad y el frío aumentan el dolor, la inflamación y la rigidez de las articulaciones.

Por otro lado, pese a que no proporciona la cura de la enfermedad, en muchas personas un clima seco y templado suele mejorar estas molestias sin que sea necesario el uso de medicamentos.

Como tratar la artritisBasados en esto, podríamos concluir entonces que uno de los mejores remedios naturales para tratar la artritis es mudarse para una región con un clima más templado, pues esto hará que se sientan notables mejoras en los síntomas.

Sin embargo, no todas las personas pueden mudarse de ciudad…

En ese caso, lo mejor para estas personas es adaptarse al clima del sitio en que viven, adoptando medidas preventivas para protegerse del frío y la humedad.

Por supuesto que no tendrán los mismos resultados, pero estos cambios ya funcionarán como una especie de terapia que será de bastante ayuda para combatir y reducir los síntomas.

Cabe destacar que aquel viejo comentario popular que dice “va a llover, porque me duele la rodilla” no sólo es verdadero, sino que ya tiene base científica.

Estudios científicos

Fue llevado a cabo un estudio en el área metropolitana de Barcelona que confirmó la creencia popular. Un 40% de los pacientes de artritis (especialmente reumatoide) son susceptibles a predecir ciertos fenómenos meteorológicos basados en su dolor.

Los investigadores descubrieron que las variaciones de presión atmosférica y de temperatura desencadenan o exacerban el dolor en las coyunturas, afectando a las personas que tienen artritis y artrosis.

En verdad, los investigadores aun no están completamente seguros de las causas de esta interacción. Sin embargo, sí se ha confirmado que existe y que no es una invención de algunos enfermos que se quejan.

Por otro lado, científicos de la Universidad Tufts en Boston, han confirmado que la caída de la temperatura aumenta paulatinamente el dolor de los pacientes con artritis reumatoide y que la presión atmosférica es un factor desencadenante del dolor. 

En resumen, ¿de qué forma los cambios climáticos podrían influir en la artritis?

Las condiciones climáticas no causan la artritis, sin embargo, pueden influir en cómo el paciente se siente. Además, el clima no hace que la enfermedad mejore o empeore.

– Los principales factores climáticos que son capaces de aumentar el dolor y la rigidez son: la humedad de la lluvia o la nieve, el frío, el descenso de la presión barométrica y el aumento de la humedad antes de una tormenta.

– Muchos pacientes de artritis han notado una notable mejora en los síntomas de la enfermedad después de haberse mudado para regiones más cálidas y secas.

De todos modos, lo más recomendable es que, antes de mudarte para una zona de clima diferente, converses con tu médico y realices visitas al lugar en las distintas estaciones del año.

De esta manera, pese a que los efectos no serán inmediatos, tendrás una ligera idea de cómo te sentirás después de haberte mudado definitivamente.

Además, permítenos recordarte que el cambio de clima no va a curar tu enfermedad, pero podrá ser de gran ayuda para frenar el daño articular y aliviar naturalmente los síntomas.

Esto sin lugar a dudas traerá grandes mejoras para la condición física de tu cuerpo, a la vez que te proporcionará una mejor calidad de vida.

Colaboración: Lucía, de Artritis y su tratamiento.

Esperamos que esta entrada sobre cómo tratar la artritis cambiando de clima te haya gustado y te sea de utilidad.

Si tienes artritis, te recomendamos que conozcas:

Un método natural para aliviar la artritis.

También puede interesarte:

Qué es bueno para la artritis según la medicina oriental.

¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a divulgarlo, ¡gracias!

Deja aquí tu pregunta o comentario:

ATENCIÓN: antes de enviar tu pregunta, lee atentamente nuestra Política de Comentarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *